Religión Digital

Cardenal Robert Sarah

El purpurado arremete contra la reproducción asistida o el matrimonio gay

clipping

Robert Sarah anima a combatir la "ideología demoníaca" que amenaza a la familia y la libertad religiosa

El cardenal intervino en el Desayuno de Oración Nacional en Washington

Cameron Doody, 21 de mayo de 2016 a las 08:37
Las sociedades están azotando a la familia con la "ideología de género" demoníaca
El cardenal ve la 'tolerancia', herramienta social para desautorizar a la Iglesia/>

El cardenal ve la "tolerancia", herramienta social para desautorizar a la Iglesia

El individualismo creciente, otro de los males/>

El individualismo creciente, otro de los males

XII National Prayer Breakfast />

XII National Prayer Breakfast

  • El cardenal ve la 'tolerancia', herramienta social para desautorizar a la Iglesia
  • El individualismo creciente, otro de los males
  • XII National Prayer Breakfast

(Cameron Doody).- En un discurso dado el martes a los cientos de clérigos y laicos asistentes al duodécimo National Prayer Breakfast (Desayuno Nacional de Oración) en Washington, D.C., el cardenal Robert Sarah dijo que los católicos estadounidenses deben luchar contra la "enfermedad" de "individualismo omnipresente" y "colonialismo ideológico" que amenazan tanto a la familia como a la libertad religiosa al proceder de "la liquidación, el eclipse de Dios" en la vida pública.

El cardenal Sarah -el arzobispo emérito de Conakry, en Guinea, y el actual prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos- empezó su reflexión analizando lo que el Papa Francisco ha denominado la "indiferencia globalizada" del mundo actual. Según Sarah -autor también del libro God or Nothing (O Dios o nada)- no solo es la nuestra una sociedad en la cual el sufrimiento es temido, los pobres y vulnerables son pasados por alto, y los nonatos y ancianos son "desechados", sino que el orden mundial "se basa totalmente en soluciones técnicas y científicas en vez de en Dios". El resultado es una "relativización" de verdades morales eternas -"el bien se convierte en mal, la belleza es fea, el amor se convierte en la satisfacción de instintos primarios sexuales"- y una hostilidad hacia los cristianos que buscan vivir al amparo del evangelio. "No hay donde esto esté más claro que en la "ideología de género" demoníaca con que las sociedades están azotando a la familia," dijo el cardenal Sarah.

En tanto que la Iglesia siempre ha entendido la familia como inscrita en la naturaleza humana, según Sarah -dado que la familia es "una preparativa natural por, y un anticipo de, la comunión que será posible cuando estemos unidos con Dios"- las tecnologías de reproducción asistida, el alquiler de úteros, el matrimonio homosexual y los "otros males" de la "ideología de género" han creado "una duda existencial profunda sobre el amor". La amenaza de "una ideología demoníaca que dice que los niños no necesitan madres y padres" es especialmente seria, para el cardenal, ya que las políticas anti-familia no solo conducen "al cinismo y a la desesperación" sino también "niegan la naturaleza humana y tratan de cortarles a generaciones enteras el camino hacia Dios".

En la percepción del cardenal Sarah, además, este asalto a la familia está relacionado directamente con el otro mal principal de nuestros tiempos: el de una persecución religiosa que no solo es física sino política, ideológica y cultural también. "Con esta violencia" dijo Sarah en el Desayuno de Oración en Washington, "los líderes políticos, los grupos de presión social y los medios buscan neutralizar y despersonalizar las conciencias de los cristianos para disolverlas en una sociedad fluida que no tiene ni religión ni Dios". La "tolerancia" -manifestada, para el cardenal, en la legalización del matrimonio homosexual, la introducción de métodos contraceptivos en los programas de sanidad pública, y las nuevas definiciones transgéneras de "hombre" y "mujer" -es la herramienta con que la sociedad moderna ha conseguido desautorizar las doctrinas perennes de la Iglesia sobre el matrimonio, la sexualidad y la persona humana.

Para combatir la "oleada del mal" que se está extendiendo sobre los Estados Unidos y el mundo entero -para alzarse en armas contra los ataques a la vida humana, las subversiones a la familia y los asaltos a la libertad religiosa- el cardenal Sarah animó a los asistentes al Desayuno Nacional de Oración en Washington, D.C., a "discernir con cuidado . . . cómo, en su nación, Dios está siendo erosionado, eclipsado, liquidado". "La batalla para preservar las raíces de la humanidad" -las cuales consisten, para el cardenal, en el plan de Dios para el matrimonio y la vida humana- "es quizás la amenaza más grande a la cual se ha enfrentado nuestro mundo desde sus orígenes". Y en medio de esta batalla monumental la única respuesta, para el arzobispo emérito de Conakry, es la de "ser proféticos", "ser fieles", y rezar, y de alzar la voz "para denunciar a los hipócritas, los manipuladores, y los profetas falsos" del mundo moderno, como Sarah escribió en O Dios o nada. Solo entonces, según el cardenal, "este duelo por el alma del mundo" se podrá ganar.



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000