Religión Digital

Francisco, durante su improvisada homilía

El Papa invita a "mirar hacia adelante en medio de tantas calamidades" en una improvisada homilía

clipping

Francisco: "No sé cómo funciona esto, pero estoy seguro de que Cristo ha resucitado; yo apuesto sobre este mensaje"

"Mira más allá, donde no hay un muro, sino un horizonte: tu pequeña piedra tiene su sentido en la vida"

Jesús Bastante, 16 de abril de 2017 a las 11:02
Pero si el Señor ha resucitado, ¿cómo suceden tantas desgracias? ¿Por qué tantas enfermedades, tráfico de personas, trata de personas, guerras, destrucción, mutilaciones, venganzas, odio?
Francisco, en la Misa de Pascua/>

Francisco, en la Misa de Pascua

Francisco, en la Misa de Pascua/>

Francisco, en la Misa de Pascua

Miles de fieles en San Pedro/>

Miles de fieles en San Pedro

Flores en San Pedro/>

Flores en San Pedro

Francisco se santigua/>

Francisco se santigua

  • Francisco, en la Misa de Pascua
  • Francisco, en la Misa de Pascua
  • Miles de fieles en San Pedro
  • Flores en San Pedro
  • Francisco se santigua

(Jesús Bastante).- ¡Cristo Vive! La esperanza que parecía sepultada detrás de la Cruz, renace con más fuerza con la luz del Resucitado, pese a las calamidades, las injusticias, los descartes. Tras la intensa e impresionante Vigilia Pascual, en el interior de la basílica, el Papa Francisco presidió, en una abarrotada plaza de San Pedro, la tradicional Misa de Pascua, previa a la bendición "Urbi et Orbi".

Tras la lectura del relato de la Resurrección, en latín y griego, y aunque no estaba previsto, Bergoglio se lanzó a una breve e impactante homilía, en la que pidió que la Resurrección de Jesús no se quede solo en las flores o en la magnificencia de celebraciones como la de esta mañana de aguacero en la plaza de San Pedro, sino que sirva para "encontrar un sentido en medio de tantas calamidades". "No sé cómo funciona esto, pero estoy seguro de que Cristo ha resucitado, y yo apuesto sobre este mensaje".

"Hoy, la Iglesia canta, grita, repite que Jesús ha resucitado. Que Pedro, Juan, las mujeres han ido al sepulcro y estaba vacío. Él no estaba", comenzó el Papa. "Habían ido con el corazón cerrado por la tristeza de un fracaso. El Maestro, su maestro, aquel al que tanto amaban, había sido ajusticiado y muerto. Y de la muerte no se regresa. Este es el camino del fracaso del sepulcro".

Pero, tras el anuncio del ángel, "y después de la confusión, el corazón cerrado... toda la jornada en el Cenáculo, encerrados, porque tenían miedo de que les sucediera a ellos lo mismo que a Jesús". "La Iglesia no deja de decir, a nuestros fracasos, nuestros corazones cerrados y con miedo, 'Párate, el Señor ha resucitado'", recordó el Papa. "Pero si el Señor ha resucitado, ¿cómo suceden tantas desgracias? ¿Por qué tantas enfermedades, tráfico de personas, trata de personas, guerras, destrucción, mutilaciones, venganzas, odio?", se preguntó.

 

 

En ese momento, relató cómo ayer llamó a un joven que padece una grave enfermedad. "Un chico culto, ingeniero. Le dije que no había explicaciones para lo que le sucedía, y que mirara a Jesús en la cruz: Dios ha hecho eso con su hijo. No hay otra explicación. Y él me respondió: 'Sí, pero Dios preguntó a su hijo, y el hijo dijo que sí. Y a mí no me han preguntado si yo quería esto'". "Esto nos conmueve: a ninguno de nosotros nos preguntan si estás contento con lo que sucede en el mundo, si estás dispuesto a llevar tu cruz. Pero la cruz sigue adelante", reconoció el Papa. "Y a veces, la fe en Jesús se nos cae".

"¿Para qué ha resucitado Jesús?", clamó Francisco, dirigiéndose a la multitud, y al imponente escenario, tan bellamente decorado para la ocasión. "Esto no es una fiesta para tantas flores, esto es bonito, pero es mucho más. Es el misterio de la piedra descartada, que termina por ser el fundamento de nuestra existencia. Jesús ha resucitado, y en esta cultura del descarte, donde lo que no sirve se usa y se tira, esa piedra descartada es fuente de vida. Y nosotros también somos esas pequeñas piedras en esa tierra de dolor, con la fe en Cristo resucitado encontramos un sentido en medio de tantas calamidades".

"El sentido de mirar más allá, donde no hay un muro, sino un horizonte, ahí está la vida, la alegría. Mira hacia adelante. No te cierres. Tu pequeña piedra tiene su sentido en la vida, porque eres parte de aquella gran piedra, que la malicia del pecado ha descartado", reclamó el Papa.

 

 

Frente a tantas tragedias, cada uno de nosotros, "piedrecitas que creen que se unen a aquella piedra, no serán descartadas, tienen un sentido. Con este sentimiento, la Iglesia repite desde dentro del corazón, Cristo ha resucitado".

"Pensemos cada uno de nosotros: hay problemas cotidianos, en las enfermedades que hemos vivido, que nuestros parientes han vivido, pensemos en las guerras, en las tragedias humanas. Y sencillamente, con voz humilde, sin flores, solos, delante de Dios, delante de nosotros mismos, no sé cómo funciona esto, pero estoy seguro de que Cristo ha resucitado, y yo apuesto sobre este mensaje", culminó el Papa, pidiendo a todos "volver a casa, diciendo, en vuestro corazón, que Cristo ha resucitado".

 



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000