Religión Digital

El Papa, en el avión, con Burke y el organizador de los viajes

Dice que escuchará a Trump y buscará "puertas que no estén cerradas"

clipping

El Papa lamenta la falta de personal ante "dos mil casos" de curas pederastas

Francisco dice que con los Lefbvrianos no quiere "forzar las cosas"

Redacción, 13 de mayo de 2017 a las 22:01
El papa Francisco desconfía de la autenticidad de apariciones en Medjugorje
El Papa, en el avión/>

El Papa, en el avión

Francisco, en el avión de regreso de Fátima/>

Francisco, en el avión de regreso de Fátima

  • El Papa, en el avión
  • Francisco, en el avión de regreso de Fátima

(RD/Efe).- El papa Francisco lamentó hoy la falta personal para poder agilizar los procesos por los casos de curas pederastas, de los que dijo que "hay dos mil amontonados", durante la rueda de prensa en el vuelo de regreso de su viaje al santuario portugués de Fátima.

Al respecto, explicó que se está estudiando la creación de unos "Tribunales continentales", que se instalarían en varias ciudades de cada continente para ocuparse de los correspondientes casos y acelerar las decisiones.

Francisco lamentó ante los 70 periodistas que le acompañaron en este viaje la salida de la Comisión para la protección de menores que él mismo creó de Mary Collins, que había sido víctima de abusos en su infancia por parte de un sacerdote.

Collins abandonó esta comisión, lamentó los retrasos en sus gestiones y acusó a la Congregación para la Doctrina de la Fe de crear obstáculos para las decisiones del papa, como la creación de tribunales específicos para estos casos.

"Es una buena mujer y un poco tiene razón", aseguró Francisco, quien confesó que hay cerca de "dos mil casos amontonados".

Francisco explicó las dificultades para realizar los protocolos que hay que enviar a cada diócesis y reconoció que "hay poca gente, se necesita más gente capaz de hacer esto y se han admitido otras dos o tres personas más".

Explicó que está tomando medidas para solventar los retrasos, como el nombramiento de otro director de la oficina disciplinaria.

Confesó que a veces a quienes "se les retira del sacerdocio" presentan un recurso y los tiempos se alargan.

Al mismo tiempo, aseguró que, aunque los sacerdotes acusados pueden pedir una "gracia", él nunca ha firmado una.

"Estamos caminando, pero hay dos mil casos amontonados y nos queda mucho trabajo", señaló.El papa Francisco afirmó hoy que en la reunión con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prevista para el 24 de mayo en el Vaticano, le "escuchará", le dirá lo que piensa y buscará "puertas que no estén cerradas".

Así respondió en la rueda de prensa en el avión a su regreso de Fátima a una de las preguntas sobre cual era su consideración sobre la política de Trump y las evidentes diferencias con algunos de sus mensajes como en inmigración o defensa del medioambiente.

"Yo jamás hago juicios sobre una persona sin escucharlo, lo tengo que hacer. Yo le escucharé y diré lo que pienso", agregó el papa ante los 70 periodistas que vuelan con él, entre ellos EFE.

Para Francisco, lo importante en cualquier situación es "buscar las puertas que no están cerradas. Seguir adelante y paso a paso".

Ante ello recordó que "la paz es artesanal y se hace cada día, así como también la amistad también entre las personas, el conocimiento y la estima es artesanal y se tiene que trabajar todos los días".

Aseguró que él siempre piensa en el "respeto", en "caminar juntos" y en "ser muy sincero con lo que cada uno piensa".

Al preguntarle si será "la paz" uno de los temas que abordará el 24 de mayo con Trump, Francisco aseguró que "hablará la paz con quien sea".

Explicó entonces que en uno de los encuentros antes de viajar a Fátima con un grupo de científicos, uno de ellos que se definió ateo le dijo: "Dígale a los cristianos que amen más a los musulmanes".

"Eso es un mensaje de paz", agregó el pontífice.

Francisco recibirá en el palacio pontificio al mandatario estadounidense el 24 de mayo, quien después viajara a Bruselas y el 26 participará en la cumbre del G7 que se celebrará en la ciudad siciliana de Taormina.El papa Francisco explicó hoy respecto a la reconciliación con la Fraternidad de San Pío X, los llamados "lefebvrianos", que no quiere "forzar las cosas" y que hay que seguir caminando, durante su vuelo de regreso desde el santuario de Fátima, en Portugal

El regreso de los lefebvrianos

Ante los rumores de un inmediato regreso de los lefebvrianos, que no reconocen las novedades introducidas en el Concilio Vaticano II, por lo que están fuera de la Iglesia desde 1988, Francisco aseguró que aún hay camino de por medio al contestar en la rueda de prensa a 70 periodistas que vuelan con él.

Reveló que hace unos días en la reunión mensual de la Congregación para la Doctrina de la Fe se ha estudiado un documento sobre el tema, pero que aún no le ha llegado.

Por otra parte aseguró que las relaciones son "fraternales" y recordó que autorizó la posibilidad de que confesasen y también últimamente dio el permiso para celebrar matrimonios a los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X.

Francisco también explicó que mantiene una "buena relación" con el superior general de los "lefebvrianos", Bernard Fellay, pero que no le gusta "forzar las cosas".

"Hay que caminar, caminar y luego se verá", dijo el pontífice.

Además alejó la idea de que se pueda convertir el asunto en "un problema de ganadores o derrotados", al referirse a quién cede en esta reunificación y matizó que "se trata de hermanos que tienen que caminar juntos".

Este grupo, fundado por el fallecido arzobispo francés Marcel Lefebvre en 1970 y que no reconoce las novedades introducidas en el Concilio Vaticano II, desató en 1988 un cisma en la Iglesia católica cuando su fundador ordenó sin permiso de Juan Pablo II a cuatro obispos, uno de ellos Fellay.

El primer paso de acercamiento tras el cisma se produjo cuando Benedicto XVI liberalizó en 2007 la misa con el llamado "rito tridentino", en latín y de espaldas a los fieles y la única que reconocen los seguidores de Lefebvre, y levantó las cuatro excomuniones de los obispos nombrados.

Obispo vestido de blanco

El papa Francisco reveló hoy que la mención en su oración en el santuario de Fátima, en Portugal, de presentarse como "un obispo vestido de blanco" era una referencia a la paz y a la inocencia.

Así lo explicó durante la rueda de prensa en el avión en el que regresó de Fátima, adonde acudió para celebrar el centenario de las apariciones, a los 70 periodistas que viajaron con él.

También desveló por sorpresa que la oración recitada en la capilla de las apariciones no la escribió él sino el santuario y que lo que quisieron vincular en una de las estrofas "fue el vestido blanco de la Virgen, el obispo vestido de blanco y la inocencia de los niños".

"Literalmente han intentado expresar con el blanco las ganas de paz y de inocencia, el no tener que hacer mal a nadie", aclaró Francisco.

La figura del "obispo vestido de blanco" que "cae muerto" aparece en el llamado tercer secreto de Fátima, las revelaciones que la Virgen hizo a los tres pastorcillos, y que la única de los niños que sobrevivió, Lúcia, transcribió y fue conocido en 2000.

La Iglesia interpretó que esta visión profética se refería al atentado que sufrió Juan Pablo II en la plaza de San Pedro en 1981.

Sobre posibles nuevas interpretaciones, el papa argentino zanjó que en 2000, "el entonces cardenal Joseph Ratzinger (prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe) lo explicó todo claramente".

Sobre la canonización hoy de los dos hermanos pastorcillos, Jacinta y Francisco Marto, que murieron con 9 y 10 años, afirmó que "fue una felicidad muy grande".

Las apariciones de Medjugorje

El papa Francisco desconfía de la autenticidad de las apariciones marianas en la localidad bosnia de Medjugorje, según reconoció en el vuelo de regresó tras su visita al santuario de Fátima en Portugal.

En la tradicional rueda de prensa a bordo del avión, los periodistas, le preguntaron a raíz de la celebración del centenario de las apariciones en Fátima cómo estaba la situación en el caso de Medjugorje, donde la Iglesia aún no se ha expresado.

Francisco recordó que Benedicto XVI ya se ocupó del tema e hizo realizar un informe al cardenal Camillo Ruini que después se envió a los miembros de la Congregación para la Doctrina de la Fe (El ex Santo Oficio), que "nutrieron dudas" sobre la autenticidad de las apariciones marianas.

El papa también precisó que ante las primeras apariciones en 1981 a algunas jóvenes "se debe seguir estudiando", pero que sobre las actuales todos "tienen dudas".

"Yo personalmente soy más malo" , destacó, y agregó: "Yo prefiero a la Virgen madre y no la madre que parece jefe de la oficina de telégrafos y va mandando mensaje todos los días", añadió.

Aunque destacó que hay que tener en cuenta el aspecto "pastoral y espiritual" de ese santuario, donde la gente acude en masa desde varias partes del mundo.

Ante ello recordó que recientemente nombró como enviado especial al arzobispo polaco Henryk Hoser con el objetivo de adquirir información profundizada sobre la situación pastoral de esa realidad.

"Después de esto ya diremos algo", anunció el pontífice.

Traficantes de inmigrantes y ONG

El papa Francisco deseó hoy de que continúen las investigaciones y que "salga la verdad" respecto a las acusaciones en Italia a algunas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) de tener presuntas relaciones con los traficantes de inmigrantes.

Así contestó Francisco a los 70 periodistas, que regresaban con él en avión desde Fátima, donde acudió a celebrar el centenario de las apariciones y canonizar a dos de los pastorcillos videntes.

"He leído en los periódicos este problema, pero no conozco bien los detalles como son y es ello que no puedo opinar, pero sé que hay un problema y espero que las investigaciones sigan adelante y que la verdad salga", expresó el papa.

El caso estalló en Italia hace algunas semanas cuando el fiscal general de Catania, en Sicilia, Carmelo Zuccaro, aseguró que tenía pruebas de que las ONG que operan en el Mediterráneo salvando a los inmigrantes tenían contactos con los traficantes.

Estas declaraciones han causado la indignación por parte de estas asociaciones humanitarias y el Parlamento italiano abrió una comisión de investigación sobre el tema.

El diario del vaticano, "L'Osservatore romano", también se ocupó del tema en un editorial y opinó que "los temores no parecían infundados" sobre la presunta relación con los traficantes.



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000