• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Benedicto XVI abandona el balcón de Castelgandolfo

(Cameron Doody).- Un Papa "emérito". Otro "Santo Padre" que va vestido también de sotana blanca, y que lleva el anillo del Pescador. El professor Thomas Schüller y el padre Hubert Wolf, teólogos de la Universidad de Münster, son dos de las muchas personas que piensan que los títulos y vestimentas del jubilado Benedicto XVI causan "gran confusión" entre los fieles. Tal y como la ha causado el Papa Ratzinger al no cumplir con su promesa de que tras abandonar la cátedra de Pedro se dedicaría estrictamente a una vida discreta, retirada y callada.

Tal y como informa La Croix, las de Schüller y Wolf son las últimas voces que se han sumado al debate que se ha librado sobre las normas que debe seguir un obispo de Roma "emérito" tras la renuncia del pontífice alemán en 2013.

"Tiene que haber solo un Papa en la Iglesia católica romana y resulta, por lo tanto, sumamente desconcertante que cuando dimitió Benedicto XVI, se acuñara la nueva expresión de 'Papa emérito', ya que solo conduce a la confusión", lamentó Schüller en una entrevista televisada en la cadena WDR, añadiendo que cuando un Papa abdica, debe renunciar de forma visible a la sotana blanca y el anillo del Pescador, para hacer uso a su vez solo de la sotana negra y roja de los cardenales de la Iglesia.

"Las vestimentas blancas papales son reservadas exclusivamente para el Papa en el poder", dijo Schüller. "Si hay dos hombres -o quizás más en el futuro- vistiendo las prendas blancas del Papa, aquello puede causar una gran confusión entre los fieles".

Y es que esta "confusión" que ha habido por la coexistencia de dos Papas solo se ha acentuado, según Schüller, porque Benedicto XVI, "por desgracia", no siempre ha mantenido un perfil bajo desde que se jubiló hace ya cuatro años.

Una prueba de ello que citó el teólogo es la entrevista extendida que concedió Ratzinger al periodista y escritor alemán, Peter Seewald. Pero hay muchas más razones para preguntarse por qué el Papa "emérito" no se ha limitado a hablar solo en privado y dedicar su vida a rezar por su sucesor y por la Iglesia, tal y como afirmó que haría.

El hecho de que escribiera el prefacio para un libro del cardenal ultraconservador Robert Sarah, por citar otro ejemplo. Un proceder -el de hacerse presente en la vida de la Iglesia de forma mucho más activa de lo que una vida de retiro estricto parecería implicar- que Schüller calificó de "particularmente problemático".

El padre Hubert Wolf coincidió plenamente con los argumentos de Schüller cuando fue entrevistado, a su vez, por la radio de los obispos alemanes, domradio.de. "Solo hay un Papa y solo hay una persona que tiene derecho a ser tratado como 'Santo Padre' y a vestirse de blanco", declaró Wolf en aquella ocasión.

Así, el teólogo se hizo eco de sus propios argumentos expresados en el número de enero de la revista Christ&Welt, del prestigioso semanario alemán Die Zeit, al efecto de que "al nivel de la comunicación simbólica", el hecho de que haya dos Papas "es una catástrofe".

"La gente dice, 'hay dos hombres de blanco en la Plaza de San Pedro'", observó Wolf. Fenómeno que calificó como "mucho peor" que cualquier argumento teológico que pudiera justificar la coexistencia de dos Papas.