• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Francisco, con los refugiados Agencias
'20 Puntos de Acción' como contribución al proceso que llevará a la adopción, de parte de la comunidad internacional, de dos Pactos Globales, uno sobre los migrantes y uno sobre los refugiados, en la segunda mitad del 2018

(J. B./RV).- El Papa Francisco pidió este sábado a los responsables de la Federación Internacional de Universidades Católicas que "adopten programas para promover la educación de los refugiados a varios niveles, tanto con cursos a distancia para quienes viven en campamentos y centros de acogida, como con bolsas de estudios que permitan su reubicación".

"Acoger, proteger, promover e integrar" son las claves del discurso que el Papa ha pronunciado ante varios de los máximos representantes de los centros universitarios de la Iglesia. Durante el encuentro, Bergoglio enfatizó la importancia de la formación enfocada hacia la responsabilidad social para "la construcción de un mundo más justo y humano".

"Se han sentido interpelados por la realidad global y compleja de las migraciones contemporáneas y han enfocado una reflexión científica, teológica y pedagógica, bien arraigada en la doctrina social de la Iglesia, intentando superar los prejuicios y los temores ligados a un escaso conocimiento del fenómeno migratorio", señaló el Papa a los asistentes al congreso 'Refugiados y Migrantes en un mundo globalizado: responsabilidad y respuestas de las universidades'.

 

 

Así, les pidió "poner en marcha estudios sobre las causas remotas de las migraciones forzadas, con el propósito de encontrar soluciones practicables, aun a largo plazo, porque primero hay que asegurar a las personas el derecho a no estar obligadas a emigrar".

A su vez, recalcó la importancia de "reflexionar sobre las reacciones negativas de principio, a veces también discriminatorias y xenófobas, que la acogida de los migrantes está suscitando en Países de antigua tradición cristiana, para proponer itinerarios de formación de las conciencias".

En lo que respecta a la enseñanza, el Papa expresó "el anhelo de que las universidades católicas adopten programas que favorezcan la instrucción de los refugiados, en varios niveles, tanto a través de cursos también a distancia, para aquellos que viven en los campos y centros de acogida, como a través de bolsas de estudio que permitan su reubicación".

Finalmente, Bergoglio invitó a los centros católicos "a educar a sus estudiantes, algunos de los cuales será líderes políticos, empresarios y artífices de cultura, a una lectura atenta del fenómeno migratorio, en una perspectiva de justicia, de corresponsabilidad global y de comunión en la diversidad cultural".

Respecto a la promoción social, Francisco pidió a las universidades colaborar con el nuevo Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, que "ha sugerido '20 Puntos de Acción' como contribución al proceso que llevará a la adopción, de parte de la comunidad internacional, de dos Pactos Globales, uno sobre los migrantes y uno sobre los refugiados, en la segunda mitad del 2018".

"En ésta y en otras dimensiones las universidades pueden desarrollar su papel de actores privilegiados también en el campo social, como por el ejemplo el incentivo al voluntariado de los estudiantes en programas de asistencia a los refugiados, los que solicitan asilo y los migrantes recién llegados", concluyó.