• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Carmena, en el simposio vaticano sobre la trata de personas
Propone, tras analizar datos, establecer zonas urbanas donde abordar programas piloto

(José M. Vidal/Agencias).- No creyente, pero de profundas convicciones éticas, Manuela Carmena, la alcaldesa de Madrid, tiene en altísima estima al Papa Francisco, al que considera "la máxima autoridad moral del planeta". Quizás, por eso, pordiga su presencia en Roma. Esta vez, para asistir, a una cumbre de juezas y fiscales contra la trata de persona. Una plaga, cuya causa está, a su juicio, "en la satisfacción sexual como mercancía".

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha apostado este viernes por "transformar un modelo de sexualidad absolutamente masculino", ya que "es el sustrato en el que se permite este odioso crimen de la trata de personas con fines de explotación sexual".

Así se ha manifestado la alcaldesa en la cumbre de juezas y fiscales, convocada en el Vaticano a instancias del Papa para analizar el tráfico de personas con ese fin. Se trata de una iniciativa de la que se ha congratulado la alcaldesa. "Es muy bonito que se haya pensado que tienen que ser las autoridades mujeres las que tienen que llevar el protagonismo en esta lucha contra un negocio en el que la mayoría de las víctimas son mujeres", ha apuntado al respecto.

Tras constatar que "falta mucho por hacer", Carmena ha señalado que el origen de todo este trabajo no hecho es la "falta de valentía" en el enfoque del problema. "No nos hemos atrevido a afrontar la hipocresía de lo que significa la sexualidad en nuestro mundo actual. La satisfacción sexual como una mercancía. ¿Eso qué implica?", se ha preguntado la regidora para criticar la concepción machista subyacente e incidir en la educación como parte clave de las soluciones.

"Hay que ser valientes y analizar qué sexualidad tenemos y, sobre todo, por qué no educamos esa sexualidad, cuando sí lo hemos hecho en otros aspectos del ser humano, algo que nos han permitido superar determinadas estructuras odiosas como la esclavitud", ha apuntado a renglón seguido.

IR A LAS CAUSAS

Otra de las asignaturas pendientes es el conocimiento de las causas. "A veces hacemos leyes teniendo en cuenta los mecanismos de leyes anteriores sin ahondar en las causas; nos faltan estudios sociológicos", ha constatado, para asegurar que "nunca ha disminuido ningún delito si no sabemos las causas que lo producen".

Como ejemplo, se ha remontado al estudio realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en 2008 sobre el comportamiento sexual de los españoles, en el que se ponía de manifiesto, por ejemplo, que el 31 por ciento de los entrevistados varones habían recurrido alguna vez a la prostitución y el 5 por ciento de los jóvenes se iniciaban en el sexo con prostitutas.

Ese informe constituía un "buen retrato" de la situación sobre el que ponerse a trabajar. Sin embargo, se ha lamentado Carmena, "nadie ha hecho nada con esos datos, no se han analizado, no se ha desarrollado ningún programa basado en ese estudio y no se ha vuelto a repetir".

De ahí que reclame la urgencia de trabajar en firme para "transformar un modelo de sexualidad absolutamente masculino, que es el sustrato en el que se permite este odioso crimen de la trata de personas con fines de explotación sexual".

A partir de ese trabajo, la propuesta de la alcaldesa pasaría por establecer zonas urbanas en la que abordar programas piloto --institutos, colegios-- para ver los resultados de ese nuevo enfoque, estudiarlos y pedir a las instituciones que actúen en consecuencia.

Fan del Papa Francisco

A la alcaldesa de Madrid le gusta el Papa Francisco. Así lo aseguró en sus declaraciones a varios medios de comunicación durante uno de los descansos del taller. «El Papa es un ejemplo», afirmó. Y reconoció su aprecio «por cualquier autoridad, sea religiosa, local o política, que ejemplarice, que tenga una actitud didáctica a través de su ejemplo».

La misma buena opinión tiene del arzobispo de su ciudad, monseñor Carlos Osoro, a quien fue a visitar la semana pasada. Carmena señaló que, de momento, en lo que le ha conocido, le parece una persona «ejemplar». Además, la alcaldesa se fía «de lo que me cuentan mis amigos que trabajan con él». Uno de ellos -dijo- es José Luis Segovia, nuevo vicario encargado desde hace un mes de la Pastoral Social de la archidiócesis.