• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El hospital Bambino Gesú Agencias
Rayenne y Dijhene, como se llaman las hermanas, estuvieron en quirófano durante más de 10 horas atendidas por unos 40 profesionales, entre médicos y enfermeros, hasta que finalmente pudieron separarlas

Un equipo médico del Vaticano logró separar a dos siamesas unidas por el abdomen el pasado sábado en el Hospital pediátrico Bambino Gesù, después de que el caso fuese desechado por los doctores que las trataban en su Argelia natal.

Rayenne y Dijhene, como se llaman las hermanas, estuvieron en quirófano durante más de 10 horas atendidas por unos 40 profesionales, entre médicos y enfermeros, hasta que finalmente pudieron separarlas.

"En nuestro país los médicos nos decían que no había solución. Fueron cuatro meses de búsqueda pero, cuando recibimos la invitación del Hospital Bambino Gesù de venir a Italia, nos sentimos reconfortados", asegura Amina, la madre de las siamesas.

Sin embargo, la operación resultó muy complicada debido a que Rayenne y Dijhene compartían la cavidad abdominal, el hígado, la caja torácica y el esternón, por lo que hubo que preparar la cirugía con meses de antelación.

"Desde que entraron aquí, en el Bambino Gesù, se hizo un amplio estudio y hubo una larga fase preparatoria que nos ha permitido hacer la intervención con estos tiempos y con estos resultados", explica Alessandro Inserra, director del Departamento Quirúrgico del centro.

Es más, para poder estudiar previamente los aspectos técnicos, los médicos y especialistas utilizaron modelos en 3D y réplicas de las siamesas, que que acaban de iniciar una fase de recuperación que durará varios meses.

(RD/Agencias)