• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El cardenal Peter Turkson Agencias
Las personas que se han distinguido deben encontrar una manera de ayudar a los de abajo a afrontar los retos y problemas a los que se enfrentan

(Cameron Doody).- El Laudato Si' Challenge, la nueva incubadora de 'start-ups' del Vaticano para empresas sostenibles, sigue dando que hablar en el mundo de los negocios. ¿La última publicación en hacerse eco de él? La prestigiosa revista estadounidense Forbes, en la que el cardenal Peter Turkson ha hablado de la necesidad de que la acción social de la Iglesia vaya acompañada de inversiones empresariales.

Además de ser el mentor de las nueve empresas respetuosas con el medio ambiente que ganaron el Challenge a principios de este mes, el cardenal Turkson es también el Prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral. Capacidad esta última que le dio la inspiración de premiar a empresas especialmente comprometidas con el cuidado del medio ambiente y con el bienestar humano, según ha reconocido el propio purpurado ghanés, ya que las comunidades más necesitadas del mundo -con las que está constantemente en contacto- precisan de otras fuentes de financiación y empoderamiento más allá de las ayudas humanitarias y misionarias.

"El propósito del Laudato Si' Challenge es afrontar los retos al nivel de los pobres pero también al nivel de los de arriba", ha profundizado el cardenal, quien la revista Forbes celebra como uno de los "iconos de impacto" en el mundo de hoy.

"Quisimos juntar recursos y personas que pudieran proponer soluciones a los retos de los que el Papa Francisco habla en la encíclica", ha dicho el purpurado sobre cómo nació el Laudato Si' Challenge, añadiendo que, aunque esta primera edición del 'reto' es un buen comienzo, ahora hace falta perfilarlo y potenciarlo.

La idea, según ha proseguido, no es simplemente crear emprendedores, sino crear emprendedores que sepan lidiar con problemas que nos afectan a todos, desde el saqueo de los recursos naturales hasta la especulación financiera. Como los creadores de un filtro de agua contaminada que fueron reconocidos precisamente por el Laudato Si' Challenge, y cuyo invento, ha dicho Turkson, debe llegar a los que más lo necesitan.

"El Papa me mandó a Davos -al Foro Económico Mundial- en 2014", ha recordado el purpurado, ya en otra línea, dado que Francisco "valora lo que pueden hacer los empresarios y se lo agradece". Pero más allá de este estima en el que los tiene, el Papa exige a los empresarios un valor añadido: de ahí, según Turkson, la razón por la que Francisco considera los negocios una "vocación noble". "Las personas que se han distinguido deben encontrar una manera de ayudar a los de abajo a afrontar los retos y problemas a los que se enfrentan", ha afirmado el cardenal.

"La economía trata de la administración del hogar", ha explicado el purpurado. "Si la expandimos, hacemos del mundo entero nuestro hogar. Hay una necesidad de salvaguardar, racionar y administrar los recursos para que sirvan al mundo entero. Como el Papa Francisco nos invita a reconocer: nuestro hogar es el mundo entero... Es nuestra 'Casa Común'".