• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El Papa y los pobres
Tal vez los psicólogos darán sus explicaciones a esta voluntad de aniquilar al otro porque es débil, pero yo digo que ésta es una de las huellas del pecado original. Ésta es obra de Satanás

(J. Bastante/VaticanNews).- "Es obra de Satanás". El Papa lo tiene claro: detrás de "tantas historias de desprecio hacia el débil" presentes en la Biblia "está el diablo". "En él no hay compasión", recalca Francisco, quien se pregunta "¿qué hay dentro de nosotros, que nos lleva a despreciar, a maltratar, a mofarnos de los más débiles?".

Una pregunta con difícil respuesta, apunto Bergoglio en la misa matutina de Santa Marta, en la que se repasó, desde el primer Libro de Samuel a lo acaecido entre las dos mujeres de Abraham, pasando por las esposas de Tobías y Job, a los diversos episodios de la Biblia en los que "el más fuerte humilla al débil".

"En la Biblia hay tantas historias de desprecio al débil", lamentó Francisco, quien se preguntó "¿qué hay dentro de estas personas? ¿Qué hay dentro de nosotros, que nos lleva a despreciar, a maltratar, a mofarnos de los más débiles? Se comprende que uno pueda reñir con otro que es más fuerte: puede ser la envidia que te conduce a esto... ¿Pero los más débiles? ¿Qué hay dentro que nos lleva a esto? Es algo habitual, como si yo tuviera necesidad de despreciar al otro para sentirme seguro. Como una necesidad...".

Una "crueldad que también se da entre los niños", apuntó el Papa, recordando un recuerdo de su infancia. En su barrio vivía una mujer, Angiolina, enferma de mente, que estaba todo el día por la calle. "Las mujeres le daban algo para comer, algún vestido..., pero los niños le tomaban el pelo", rememoró Francisco.

 

 

"Se decían: 'Vamos a buscar a Angiolina para divertirnos un poco'. ¡Esta maldad también en los niños! ¡mofarse del más débil!"", lamentó el Papa.

"Hoy lo vemos continuamente, en las escuelas, con el fenómeno del bullying, del acoso psicológico, agredir al débil, porque tú eres gordo o porque tú eres así o tú extranjero o porque tú eres negro, por esto... agredir, agredir... Los niños, los chicos... No sólo Penina o Agar, o las mujeres de Tobías y de Job: incluso los niños. Esto significa hay algo dentro de nosotros que nos conduce a esto. A la agresión del débil. Y creo que sea una de las huellas del pecado original".

"Tal vez los psicólogos darán sus explicaciones a esta voluntad de aniquilar al otro porque es débil, pero yo digo que ésta es una de las huellas del pecado original. Ésta es obra de Satanás", aseguró el Papa, que añadió, tajante: "En Satanás, en efecto, no hay compasión".

"Y así, como cuando tenemos el buen deseo de hacer una obra buena, una obra de caridad, es el Espíritu Santo quien me inspira, cuando nosotros nos damos cuenta de que tenemos dentro de nosotros este deseo de agredir a aquel porque es débil, no dudamos: está el diablo allí. Porque ésta es obra del diablo: agredir al débil", concluyó el Papa, quien pidió "al Señor que nos dé la gracia de la compasión, Él que tiene compasión de nosotros y nos ayuda a caminar".