• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
IOR Agencias
Según la Santa Sede, la condena "es un paso importante que refleja el trabajo significativo de la dirección del IOR en estos últimos cuatro años para transformar el instituto"

Dos exdirigentes del Instituto de Obras Religiosas (IOR), conocido como Banco del Vaticano, han sido condenados por un tribunal civil a indemnizar a la institución financiera por las pérdidas causadas por su mala gestión.

La Santa Sede ha informado de que se abrieron diligencias después de haber concluido un "estudio en profundidad de las inversiones financieras hechas por el IOR antes de mediados de 2013". Sin embargo, no se han dado detalles del monto que alcanza la multa por la responsabilidad civil subsidiaria y tampoco se ha revelado la identidad de las personas.

Según varios medios italianos, se trata del exdirector general Paolo Cipriani y de su exadjunto Massimo Tulli, que fueron despedidos en 2013. Ambos habían sido condenados en 2016 por un tribunal penal italiano a cuatro meses de cárcel en suspenso por blanqueo de dinero.

El caso gira en torno a las transferencias sospechosas de 23 millones de euros (unos 32 millones de dólares) en 2010. El IOR transfirió el dinero al organismo de crédito italiano Credito Artigiano. Luego tres millones de euros fueron para la Banca del Fucino y 20 millones a JP Morgan Frankfurt.

 

 

Cipriani y Tulli fueron condenados por no haber suministrado ciertas informaciones a JP Morgan.

Según la Santa Sede, la condena "es un paso importante que refleja el trabajo significativo de la dirección del IOR en estos últimos cuatro años para transformar el instituto" con el objetivo de mejorar la gestión y aplicar una mayor transparencia, según el texto.

El banco cuenta con unos 15.000 clientes, por lo esencial religiosos, congregaciones y empleados de la ciudad Estado. Gestiona unos 5.700 millones de euros.

El Papa emérito Benedicto XVI (2005-2013) lanzó una gran operación de limpieza de las cuentas bancarias de la institución financiera que dio con el cierre de casi 5.000 por sospechas de blanqueo de capitales.

(RD/Ep)