• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Cardenal P. Parolin
Es importante lograr educar a la población para pasar de una actitud negativa a una actitud positiva ante los inmigrantes. Es un trabajo continuo a pesar de que las condiciones puedan ser o no favorables

(C. Doody/Agencias).- Advertencia del 'numero dos' del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, a los partidos xenófobos italianos de la Liga y el Movimiento 5 Estrellas tras sus buenos resultados en las elecciones generales. El Secretario de Estado de la Santa Sede les ha pedido que ayuden a disipar la visión negativa que en la sociedad se tiene de los inmigrantes, y que trabajen para hacer desparecer la "complejidad" con la que a veces se percibe esta cuestión.

El cardenal Parolin ha hablado este martes del papel de la Iglesia Católica en relación con la inmigración. El cardenal fue preguntado por este tema por la agencia de noticias de la Conferencia Episcopal italiana tras el triunfo en las elecciones italianas de estos partidos claramente opuestos a la inmigración.

"Es importante lograr educar a la población para pasar de una actitud negativa a una actitud positiva ante los inmigrantes. Es un trabajo continuo a pesar de que las condiciones puedan ser o no favorables", dijo Parolin. Seguidamente, añadió: "por su parte, la Santa Sede siempre tendrá la voluntad de proponer su mensaje basado en la dignidad de las personas y la solidaridad. Y también en esta situación, la Santa Sede continuará su obra de educación, que requiere mucho tiempo".

El número dos del Vaticano contestó así a la pregunta sobre el triunfo en las elecciones de este domingo en Italia de partidos como la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas, claramente con políticas contrarias a la inmigración.

Asimismo, Parolin, que intervino este martes en la sesión plenaria de la Comisión Internacional Católica sobre la inmigración, pidió esfuerzos a todos para "crear una visión positiva de la inmigración" porque "en toda esta complejidad no se perciben los aspectos positivos".

En su alocución destacó que la labor a la que puede contribuir la Iglesia católica es la de "disipar los muchos prejuicios y miedos infundados respecto a la acogida de los extranjeros y difundir una percepción equilibrada y positiva de la inmigración".

 

Mientras tanto, y también en el contexto de la sesión de la Comisión Internacional Católica sobre la inmigración, el cardenal Parolin ha confirmado que la canonización del Papa Pablo VI tendrá lugar a finales de octubre de este año, tras la reunión del Sínodo de los Obispos.

A mitad del mes pasado, el Papa Francisco ya dijo que el Papa que reinó entre 1963 y 1978 sería elevado a los altares dentro de este año. El pontífice al timón del barco de Pedro a la conclusión del Concilio Vaticano II (1962-1965) fue beatificado en 2014, pero no fue hasta este año que la Congregación para la Causas de los Santos del Vaticano aprobó por unanimidad el segundo milagro que le permite convertirse en santo.

Pablo VI será el tercer obispo de Roma que el Papa Francisco eleva a los altares tras la doble canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II en abril 2014.