• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Francisco bautizó a Ogah Osservatore Romano
Francisco convirtió a la religión católica a ocho adultos, entre los cuales estaba un nigeriano que se volvió un héroe por ayudar a detener a un ladrón hasta que llegó la policía

El papa Francisco celebró el sábado el oficio de Vigilia Pascual en la Basílica de San Pedro, durante la cual bautizó a ocho adultos en la fe católica, incluido un migrante nigeriano que se convirtió en héroe.

Durante el oficio, Francisco convirtió a la religión católica a ocho adultos, entre los cuales estaba un nigeriano que se volvió un héroe por ayudar a detener a un ladrón hasta que llegó la policía.

Ogah pedía limosna afuera de un supermercado en el vecindario de Centocelle, en Roma, cuando un ladrón enmascarado armado con un cuchillo para carne intentó huir con 400 euros (493 dólares) que había robado de las cajas, de acuerdo con informes de la prensa italiana.

A continuación, las cámaras de seguridad grabaron el valiente acto de Ogah: con nada más que sus manos, confrontó al ladrón, le arrebató el cuchillo y lo contuvo por el cuello después de que el hombre se cayó al intentar huir en una motocicleta. Posteriormente llegó la policía.

 

 

Después Ogah desapareció, temeroso que sería deportado porque no tenía sus papeles en regla. Sin embargo, las autoridades de la policía de Roma buscaron recompensar su valentía y en cuestión en un mes le otorgaron su deseado permiso de residencia que le había sido negado cuando su petición de asilo fue rechazada.

Ahora Ogah trabaja en la Cruz Roja italiana y tiene hogar, según la agencia de noticias ANSA. Previo a su bautismo, se informó que le pidió al capitán de la policía encargado de su caso que fuera su padrino.

En una entrevista al poco tiempo del robo, Ogah le comentó al periódico La Repubblica que su sueño era vivir en Italia como residente legal y tener un empleo para que no tuviera que rogar por ayuda para mantener a su hijo que vive en Nigeria. Ogah partió de su país y, tras una estadía en Libia, viajó a Italia en un barco contrabandista de migrantes en mayo del 2014.

"Si el papa Francisco o el presidente de la república pudieran hacer algo por mí, sería el hombre más feliz del mundo", afirmó, según lo citaron los medios. "No quiero ser un héroe. Solo quiero ser legal, trabajar y tener una vida digna en Italia".

Francisco lo bautizó el sábado durante la solemne ceremonia en una de las noches más sagradas del calendario litúrgico.

Ogah eligió "Francesco" (Francisco, en español) como nombre de bautismo.

(RD/Agencias)