• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Francisco, con Silvina Pérez RD
La iglesia en salida de Francisco es nuestra piedra angular, por lo que todo está relacionado con las periferias, con los últimos, los pobres

(Francesco Gagliano, corresponsal en el Vaticano).- La periodista y autora de televisión, Silvina Pérez, nació en Argentina, en Buenos Aires, pero ha vivido durante años en Italia. Después de trabajar en información y programas políticos para La7 y Rai, se unió al Osservatore Romano, donde se convirtió en directora de la edición en español, la primera mujer en ocupar este puesto en el periódico histórico de la Santa Sede. Junto con Lucetta Scaraffia, es autora del libro "Francisco. El Papa americano ".

Recientemente participó en la Asamblea Plenaria de la Comisión Pontificia para América Latina, que se centró en el papel de las mujeres dentro de la Iglesia en esa parte del mundo. La conocimos para mostrarnos esta preciosa experiencia y para conocer a una periodista que comparte mucho más que los orígenes argentinos con el Papa Francisco.

 

En la reforma de los medios del Vaticano, ¿cuál es el elemento que considera más importante para lograr lo que el Santo Padre ha propuesto?

Como periodista que trabajo en los medios del Vaticano y como laica, que trata de poner su fe al servicio de la Iglesia, creo que el modelo que se debe seguir lo más posible es que el Papa nos muestra todos los días. La iglesia en salida de Francisco es nuestra piedra angular, por lo que todo está relacionado con las periferias, con los últimos, los pobres. Es a estas realidades a las que deben dirigir nuestra mirada periodística; es allí donde debemos encontrar las historias y las noticias, demostrando poder contarlas con la profesionalidad necesaria pero con atención a los contenidos y las formas de narración que se distinguen de las otras formas de hacer periodismo. Comparto profundamente lo que el Santo Padre dijo sobre esta reforma: no puede haber reforma si no hay una conversión genuina de corazones antes. Esto significa tomar una mirada diferente a la realidad, y esto es lo que el Papa nos pide, y saber cómo traducirlo y comunicarlo a otros a través de nuestras crónicas.

No debemos perseguir una agenda mediática que no hayamos hecho nosotros, tenemos la gran fortuna de tener una perspectiva del mundo que nos rodea que comienza desde nuestra identidad como creyentes y es esta perspectiva la estrella polar en las historias que contamos. Esta debe ser nuestra prioridad, todo lo demás (los vehículos con los que se difunden estas historias o la organización de los medios) es secundario. En resumen, podría decirse "¿cómo hacer que las "pequeñas-grandes historias" se conviertan en noticias de interes y entren en la en la agenda diaria de los medios?" Este es quizás el verdadero desafío de la reforma.

 

 

Eres argentina como Jorge Mario Bergoglio y, por lo tanto, tienes un punto de vista privilegiado para comprender algunos aspectos de tu pontificado. ¿Qué importancia atribuyes, por ejemplo, al hecho de que el español es su idioma privilegiado, al que a menudo ocurre incluso cuando se habla en italiano?

Francisco ha traído esa gran brisa de aire fresco que nació en las iglesias latinoamericanas hace más de diez años con la Conferencia de Aparecida. En esa ocasión se estableció un curso muy importante, con un cuidado pastoral y un pensamiento teológico que están aportando un nuevo valor a la Iglesia universal. Bergoglio entonces, quien como sabemos en la época de Aparecida era cardenal arzobispo de Buenos Aires, fue el responsable de la redaccion del documento final y alma verdadera de la conferencia.

Una vez que fue elegido Pontífice, trajo consigo una mirada verdaderamente nueva y diferente de América Latina, en los pontificados anteriores, especialmente en el de Pablo VI, la atención a esta parte del mundo había crecido progresivamente, pero la llave de lectura era aquella de una entidad única monolítica, homogenea. Francisco fue el primero en mostrarnos que Latinoamérica es una realidad compleja y muy articulada y la prueba es la organización y el orden con el cual programò sus de los Viajes Apostólicos en el continente. La perspectiva que el Papa ha dado de esta región no solo es histórica sino también futura, solo piense en el próximo sínodo de la Amazonía, que trata principalmente de América Latina pero, sobre todo, del futuro de toda la humanidad; en resumen, hay mensajes que desde ese rincón del planeta interesan a todo el mundo. Creo que este aspecto merece un análisis especial para nosotros que seguimos a la Iglesia, hay muchos mensajes que el Papa nos brinda desde su continente y que en el futuro tendrán una importancia cada vez mayor.

 

Hablando de América Latina, hace poco más de un mes se celebró la asamblea plenaria anual de la Comisión Pontificia para América Latina (CAL) y de la cual surgió un tema de reflexión ya querido por el Papa: la figura y el papel de mujeres dentro de la Iglesia en América Latina. ¿Qué desarrollos le gustaría para este tema y qué le gustaría ver resaltado?

Estoy muy agradecida con el Papa, el Cardenal Ouellet y el Profesor Guzmán Carriquiry por organizar este momento en la Iglesia dentro de un pontificado latinoamericano como el de Francisco. Creo que la riqueza que surgió de esa asamblea fue realmente uno de esos eventos que fortalecen este pontificado y que dejara sin dudas una huella para el futuro de la Iglesia; fue un momento de gracia en el que el Espíritu Santo se sintió realmente actuando y no creo de estar exagerando al afirmarlo.

Durante cuatro días con obispos, cardenales y 15 mujeres entre seculares y religiosos, discutimos sobre el papel de las mujeres a partir de un requisito previo esencial: la igualdad entre hombres y mujeres. Entonces comenzamos a partir de este punto en los informes y testimonios que se dieron, la prueba es que no hubo reclamos sectoriales, pero las reflexiones nacieron en un espíritu de plena colaboración y armonía con la contraparte masculina. Este es un punto de partida que no debe subestimarse porque es cierto que en América Latina el machismo es un problema crónico, pero también es cierto, por ejemplo, que en ese continente hemos tenido al menos cinco mujeres presidentas y muchas mujeres son lideres sociales o protagonistas en las dsitintas sociedades

También en este aspecto de América Latina hay una gran complejidad: por un lado, hay procesos de integración social en muchos sectores, por el otro, miles de mujeres son familias monoparentales y crían hijos solos fuera del matrimonio; en esto las intervenciones a la asamblea se hicieron preguntas serias. Por lo tanto, fue un momento de profunda reflexión y participación para desarrollar nuevas ideas sobre cómo dar nueva dignidad a las mujeres dentro de la Iglesia.

Me llamó la atención el testimonio de una religiosa que trabaja en Texas, sor Mercedes, al servicio de los migrantes que intentan cruzar la frontera para mejorar sus vidas: y a quienes le preguntaron por qué las religiosas están tan mal representados en la estructura de la Iglesia, ella respondio porque nosotras somos la infraestructura es decir, aquello que sostiene pero no se ve. Esta historia ha proporcionado la imagen alrededor de la cual se desarrolló el diálogo abierto y franco de aquellos días. Las mujeres en America latina ya sea: monjas, religiosas, catequistas,o laicas son las que transmiten la fe directamente a sus hijos, son el alma de la Iglesia.

El paso que la Iglesia a través de los ojos de las mujeres debido a que la iglesia es una mujer, ya ha dicho el Papa nos ha pedido específicamente una nueva hermenéutica sobre la mujer, una teología de la mujer es capaz de reflejar esta interpretación. Lo que hay que hacer realmente es mirar dentro de la iglesia. Es un compromiso muy grande que involucra a teólogos, biblistas, religiosas, monjas, pero especialmente a los hombres también, quienes deben asumir su responsabilidad al proporcionar su contribución. Es a partir de este análisis que nace la propuesta del Cardenal Ouellet de un Sínodo para las mujeres que, algún día, también puede cambiar la estructura general de los sínodos, donde mañana se espera una mayor presencia de mujeres.

También se habló de una mayor presencia de las mujeres en la organización de la parroquia superar el papel "auxiliar" en lo que va demasiado a menudo ha servido, o seminarios de formación, de modo que ahora, incluso en aquellos lugares, que derribar un prejuicio y una cierta forma de machismo que también se encuentra en la Iglesia, así como en la sociedad civil. Todo esto fue recogido en un documento de 19 puntos que el Cardenal Ouellet presentó al Papa y que estamos seguros de que puede ser de interés no solo para la realidad de América Latina, sino también para el resto del mundo.