• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El cardenal Parolin Agencias
Francisco está convencido que un digno desarrollo sostenible pueda realizarse sólo si los niños, que son el mañana de la familia humana, son puestos al centro de la atención, favorecidos y protegidos en los años decisivos de su crecimiento

"Los progresos tecnológicos traen muchos resultados positivos pero no podemos subestimar el lado oscuro del nuevo mundo digital en el que vivimos. Uno de sus aspectos más graves - afirma el Card. Parolin - es la difusión de nuevas formas de actividad criminal, o de antiguas formas ejercidas con nuevos potentísimos instrumentos".

"Contrastarlas eficazmente es vuestra tarea necesaria y urgente. Todos nos debemos preocupar de que el desarrollo mundial promueva la dignidad de toda persona humana que viene al mundo, para que pueda crecer en modo sano y armónico en el cuerpo y en el espíritu, en una sociedad que la acoge y la protege. Las Naciones Unidas, con la Agenda del Desarrollo Sostenible, se empeñan para orientar este esfuerzo común. Entre sus objetivos - precisa el purpurado - merece particular atención el numero 16 a favor de la paz, de la justicia y de las instituciones que deben garantizarlas. Esto, pone justamente en evidencia la urgencia de poner fin a toda forma de violencia contra los niños".

"El Papa Francisco - se lee en el mensaje del Secretario de Estado vaticano - está convencido que un digno desarrollo sostenible pueda realizarse sólo si los niños, que son el mañana de la familia humana, son puestos al centro de la atención, favorecidos y protegidos en los años decisivos de su crecimiento.

Por ello, al término del ‘Congreso Global sobre la dignidad del menor en el mundo digital' del 6 de octubre pasado, el Santo Padre ha dado su apoyo convencido a la Declaración de Roma que se apela al esfuerzo de los gobiernos, líderes religiosos, estudiosos, industrias tecnológicas, fuerzas del orden, organizaciones médicas, educadores, organizaciones de la sociedad civil, para que contribuyan en afrontar juntos un problema que supera las posibilidades de los actores individuales".

 

 

"La proliferación de imágenes de violencia y de pornografía siempre más extremas - observa el Card. Parolin - altera profundamente la psicología y el funcionamiento neurológico de los niños, el ciberacoso, sexting y sextorsión corrompen las relaciones interpersonales y sociales; las formas de seducción sexual a través de la red internet, la visión en directo de abusos y violencias, así como la organización en línea de prostitución y de tráfico de personas y la instigación a la violencia y al terrorismo son todos ejemplos evidentes de crímenes horribles que no pueden ser tolerados de ninguna manera".

"La Santa Sede y la Iglesia Católica - concluye el Secretario de Estado - están conscientes de su contribución en la formación de la conciencia moral y de la pública conciencia. Por ello, cada una a través de la propia actividad, quiere colaborar con las autoridades políticas y religiosas y con todos los actores de la sociedad civil, sobre todo con los creadores y gestores de tecnologías, para que los niños puedan crecer con serenidad en una ambiente seguro. Por esto, en un mundo en constante evolución, el papel de las Naciones Unidas y específicamente del UNODC es particularmente crucial. Por ello, el Papa Francisco desea lo mejor a los trabajos de esta Comisión y envía a todos los participantes su bendecidor saludo".

(RD/Vatican News)