• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Fernando Karadima
Para el Papa, "como Iglesia", no se puede "continuar a caminar ignorando el dolor" de quien sufre y "todo el proceso de revisión y purificación que se está viviendo - afirma en la carta que ha escrito ayer al pueblo de Chile

Escuchar, rezar, tener el coraje de mirar aun con "vergüenza" las llagas excavadas en profundidad en el hombre, en el entero pueblo de Dios. Es una gran acción pastoral, que se mueve en el respeto y en el silencio aquella que el Papa Francisco ha emprendido mirando al sufrimiento de Chile y del mundo, que afronta la plaga de los abusos de poder, de consciencia y sexuales cometidos por el clero.

 

No se puede continuar a caminar ignorando el dolor

Para el Papa, "como Iglesia", no se puede "continuar a caminar ignorando el dolor" de quien sufre y "todo el proceso de revisión y purificación que se está viviendo - afirma en la carta que ha escrito ayer al pueblo de Chile - es posible gracias al esfuerzo y a la perseverancia de personas concretas, las cuales, incluso contra toda esperanza y descrédito, no se han cansado de buscar la verdad".

 

El apoyo de la oración

En este doloroso recorrido, Francisco ha pedido varias veces el apoyo de la oración. Así ha sido también antes y después del encuentro en el Vaticano a mitad de mayo, con los Obispos chilenos. Y precisamente el Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal, exhorta a todos en un comunicado, a la "reflexión y acción para superar la cultura del abuso y del ocultamiento".

El segundo grupo de víctimas de Fernando Karadima -compuesto por sacerdotes y laicos- llegó a Roma esta mañana luego de la invitación de Francisco para escucharlos. Al igual que James Hamilton, José Andrés Murillo y Juan Carlos Cruz, se hospedan en la residencia papal de Santa Marta.

 

Algunos de los curas que hoy se ven con Francisco

 

La primera actividad de las víctimas con el Pontífice está programada para la jornada del sábado y se trata de una misa en la casona de Santa Marta oficiada por el mismo Papa. Posteriormente, la agenda contempla una reunión grupal con el líder de la Iglesia Católica.

El viaje de los sacerdotes coincide con el anuncio de el Vaticano sobre el regreso de Charles Scicluna y Jordi Bertomeu, que llegarían a Chile la próxima semana para una visita a la diócesis de Osorno, la misma que está a cargo de Juan Barros, sindicado como encubridor de los abusos sexuales del párroco Fernando Karadima.

Uno de los sacerdotes que será recibido por el Pontífice, Eugenio de la Fuente, señaló que lo que buscan con este viaje es "poder conversar tranquilamente, contarle nuestra experiencia y desde ahí tratar de aportar soluciones".

Por otro lado, el sacerdote Francisco Astaburuaga, quien asesoró a a Hamilton, Cruz y Murillo en sus denuncias contra Karadima, se unió en este viaje a los nuevos denunciantes y manifestó a los medios que su propósito es que el Papa sepa cuál ha sido su experiencia en estos 20 años acompañando a las víctimas. "Nunca perdí la esperanza (...) Yo se los dije hace una semana atrás que en tres meses cambió la historia, para mí, hace 20 años, jamás me iba a imaginar que hoy día iba a poder estar conversando con el Santo Padre".

El religioso también tuvo palabras para el hecho mismo de la invitación del Pontífice y expresó que para él este "es un gesto de profunda cercanía del Santo Padre con Chile".

Desde Roma se anunció esta nueva reunión y manifestó que "con este nuevo encuentro, programado hace un mes, el papa Francisco quiere mostrar su cercanía a los sacerdotes abusados, acompañarles en su dolor y escuchar su valioso parecer para mejorar las actuales medidas preventivas y de lucha contra los abusos en la Iglesia".

Por otra parte, este mismo sábado en Osorno se llevará a cabo el tercer encuentro nacional de laicos, que contará con la presencia de víctimas de abusos, sacerdotes y expertos para evaluar la crisis que vive la iglesia chilena.

 

(RD/Vatican News)