• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Les pide "no caer en la trampa de las lógicas de contraposición por intereses o por ideologías" Agencias
Por una comunicación que sepa anteponer la verdad a los intereses personales o de corporaciones

(J. B./VN).- No al periodismo ideológico, que sólo busca dañar y dar pie a sus propios intereses. Estas fueron algunas de las ideas que el Papa hizo llegar a los periodistas durante un encuentro con la delegación de premio de periodismo internacional 'Biagio Agnes'. "Ir con la verdad, ser valientes y proféticos", son algunas de las claves.

Así, el Papa les instó a "no caer en la trampa de las lógicas de contraposición por intereses o por ideologías", pues "a veces no se pone en la mesa la información completa, sino que se la selecciona según los propios intereses, sean ellos políticos, económicos o ideológicos".

"Ser periodista es un trabajo exigente que tiene que ver con la formación de las personas, de su visión del mundo y de sus actitudes ante los eventos", recalcó Bergoglio, quien agradeció a los informadores que "se empeñan ante todo personalmente, por una comunicación que sepa anteponer la verdad a los intereses personales o de corporaciones".

Para el Papa, la tarea del periodista es "un trabajo exigente" que hoy asiste a un periodo de transformación, que en ocasiones puede resultar "fatigoso", pero que resulta necdsario para "ser educadores de las nuevas generaciones".

 

 

Todo esto requiere, afirma Francisco, una "vigilancia sabia". "De hecho, las dinámicas de los medios de comunicación y del mundo digital cuando se vuelven omnipresentes, no favorecen el desarrollo de una capacidad de vivir con sabiduría, de pensar en profundidad, de amar con generosidad", señala el Papa, citando Laudato Si.

Pese a admitir que las noticias suelen darse en los grandes centros de poder, Francisco pidió "no olvidar jamás las historias de las personas que viven distantes en las periferias", con sus historias "de sufrimiento y degradación" o de "gran solidaridad que pueden ayudar a todos a mirar la realidad de manera renovada".

Es necesario - continúa el Papa - ser muy exigentes con uno mismo para no caer en la trampa de las lógicas de contraposición por intereses o por ideologías. Y asegura que en un mundo donde todo es veloz, "es siempre más urgente apelarse a la sufrida y fatigosa ley de la búsqueda profundizada, de la confrontación y, si es necesario, del ‘callar' antes que herir a una persona" o "deslegitimar un evento". Esto puede ayudarnos a volvernos "valientes y proféticos".

Por último, un periodista no debería sentirse tranquilo por el solo hecho de haber relatado un evento - afirma el Obispo de Roma - sino que, "se trata de abrir espacios de esperanzas mientras se denuncian situaciones de degradación y de desesperación". El periodista está llamado a "tener abierto un espacio de salida, de sentido, de esperanza".