• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El Papa recibe a deportistas en la Sala Clementina Vatican News
Los animo a transmitir mensajes positivos a través de vuestra actividad, contribuyendo así también a mejorar la sociedad en la que vivimos

"Queridos dirigentes y atletas, sean un buen ejemplo para vuestros coetáneos, un ejemplo que puede ayudarles a construir su porvenir. El lenguaje del deporte es universal y alcanza fácilmente a las nuevas generaciones. Por ello, los animo a transmitir mensajes positivos a través de vuestra actividad, contribuyendo así también a mejorar la sociedad en la que vivimos", lo dijo el Papa Francisco a los miembros de la Federación Italiana de Natación y a los atletas participantes en el Trofeo "Siete colinas", a quienes recibió en audiencia este jueves, 28 de junio, en la Sala Clementina del Vaticano.

El deporte, ocasión para la formación de valores

En su discurso, el Santo Padre exhortó a los atletas que en estos días participan en la competición deportiva internacional - Trofeo "Siete colinas" - que, "más allá de los resultados técnicos, ustedes también ofrecen un testimonio de disciplina, de sana competición y de juego en equipo. Muestren a qué metas se puede llegar a través del esfuerzo del entrenamiento, que implica un gran empeño y también algunas renuncias".

Todo esto constituye una lección de vida, señaló el Pontífice, sobre todo para vuestros coetáneos. "La natación - precisó el Papa - como toda actividad deportiva, si es practicado con lealtad, se convierte en una ocasión de formación de valores humanos y sociales, para robustecer junto al cuerpo también el carácter y la voluntad, y para aprender a conocerse y a aceptarse entre compañeros".

Juego en equipo, colaboración y ayuda recíproca

Deteniéndose en el aspecto del "juego en equipo", el Papa Francisco subrayó que, "la natación es un deporte prevalentemente individual, pero de todos modos practicarlo en una asociación deportiva y a nivel nacional se convierte en una experiencia de equipo, en la cual cuenta mucho la colaboración y la ayuda recíproca".

Enumerando algunas disciplinas de la natación como las pruebas de relevos, el waterpolo y sobre todo la natación sincronizada, el Papa Francisco señaló que, "es verdaderamente la exaltación del hacer equipo: es toda una armonía, y la excelencia se alcanza cuando los atletas se mueven de tal modo que forman un único movimiento. Es de verdad fascinante - precisó el Pontífice - y para nosotros comunes espectadores parece casi imposible; pero incluso ahí, el secreto es, además de la capacidad individual, la ayuda recíproca".

La alegría del deporte con espíritu de fraternidad

Finalmente, el Papa Francisco hablando de la natación sincronizada, recordó a Noemi, la joven atleta que murió hace pocos días atrás en Roma. "He rezado por ella y por su familia - indicó el Santo Padre - y hoy la recuerdo junto a vosotros".

Antes de concluir su discurso, el Obispo de Roma alentó a los dirigentes y atletas a ser un buen ejemplo para sus coetáneos, un ejemplo que puede ayudarles a construir su porvenir.

(RD/Vatican News)