• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El cardenal Kurt Koch
Sandri: "En la estela de sus predecesores, el Santo Padre Francisco ha reservado a Oriente Medio una atención especial desde el comienzo de su pontificado"

Ayer tuvo lugar en la Oficina de Prensa de la Santa Sede la Conferencia de Prensa de presentación del Encuentro del Papa Francisco con los Jefes de las Iglesias y de las Comunidades cristianas de Medio Oriente, bajo el lema: "¡La paz esté contigo! Cristianos juntos por Oriente Medio", que tendrá lugar en Bari el 7 de julio. La presentación del Encuentro contó con las intervenciones del cardenal Leonardo Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, y del cardenal Kurt Koch, Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

La atención del Papa a Oriente Medio

El card. Sandri enfatiza la atención que "en la estela de sus predecesores, el Santo Padre Francisco ha reservado a Oriente desde el comienzo de su pontificado". Una atención que abarca tres dimensiones, que sin embargo se unen en un abrazo: la del Oriente ya en la plena comunión de la Iglesia Católica, la del Oriente ortodoxo y ortodoxo oriental y la dimensión de diálogo interreligioso. "El único abrazo- explica el purpurado- se expresa en la atención constante, dirigida mediante los llamamientos a la oración y las iniciativas de paz, al socorro de los que sufren, o que se ven obligados a partir y buscar refugio de la violencia o la persecución".

Bari: una idea que viene desde lejos

"La idea de un encuentro como el que tendrá lugar en Bari viene desde lejos y proviene de varias voces -continúa el card. Sandri- diversas Iglesias o patriarcas la han dirigido directamente al Santo Padre". Asimismo, como lo evidenció en la entrevista concedida a Vatican News al margen de la conferencia de prensa, lo que sucederá en Bari se inserta perfectamente en la huella trazada por los Pontífices precedentes y por aquella imprimida por el Concilio Vaticano II, "primavera de la unidad de los Cristianos".

Un gesto fuerte, dos grandes momentos

"El acontecimiento del 7 de julio tiene las notas de un gesto fuerte en su esencialidad - señala el cardenal argentino. La jornada estará compuesta por "dos grandes momentos: la oración en el paseo marítimo junto a los fieles que deseen participar en persona o viéndolo en directo en televisión, y el momento de reflexión y escucha mutua entre el Santo Padre y los jefes de las Iglesias y Comunidades eclesiales de Oriente Medio, aportando cada uno sus propios punto de vista, observaciones y propuestas".

Seguidamente - explica el card. Sandri - a un informe introductorio, que se ha decidido confiar a Mons. Pierbattista Pizzaballa, Administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén, seguirá una serie de intervenciones libres. Toda esta parte tendrá lugar a puerta cerrada". Además, está previsto que el Santo Padre "dirija unas palabras al comienzo de la oración pública y al final del encuentro cuando, una vez reabiertas las puertas de la basílica de San Nicolás, el Papa Francisco y los demás presentes saldrán a la entrada y soltarán al vuelo las palomas que les darán algunos niños: gesto profético, porque sobre todo a los niños y a las jóvenes generaciones de Oriente Medio tenemos que devolver esa esperanza que las malas acciones o la simple indiferencia les ha quitado en estos años".

Bari, lugar simbólico

Bari, la ciudad que alberga las reliquias de San Nicolás, y venera a la Madre de Dios bajo el título de Odegitria (la que lleva por el camino) es lugar simbólico: presencia de Oriente en Occidente, lugar de peregrinación y puerto de esperanza, precisa el card. Sandri.

El cardenal Sandri, con el Papa


Oriente Medio, tierra de origen del cristianismo

Por su parte, el card. Kurt Koch, Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, intervino sobre la situación de los cristianos en Oriente Medio, resaltando, además de la importancia de la zona como "tierra de origen del cristianismo", el actual drama de una de las regiones del mundo donde la situación de los cristianos es más precaria: "Debido a las guerras y la persecución, muchas familias abandonan su patria histórica en busca de seguridad y de un futuro mejor. El porcentaje de cristianos en Oriente Medio ha disminuido drásticamente en el transcurso de un siglo: si bien representaban el 20% de la población de Oriente Medio antes de la Primera Guerra Mundial, ahora son solo el 4%".

Región martirizada, Oriente Medio es también un lugar donde las relaciones ecuménicas son más fuertes y más prometedoras, especialmente entre ortodoxos y católicos - señala el card. Koch, mencionando tres dimensiones principales: el ecumenismo de la vida, el ecumenismo de la santidad y el ecumenismo de la sangre.

Oriente Medio y los cristianos

Después de numerosas observaciones ecuménicas y de reiterar numerosas afirmaciones, encuentros y escritos del Papa Francisco en cuanto a este tema y a su gran preocupación por el destino de los cristianos en Oriente Medio, el Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos recuerda "algunos de los principios de la Iglesia Católica con respecto a los cristianos en Oriente Medio". Y menciona la primera convicción de la Iglesia: que "los cristianos permanecerán en la región solo si se restablece la paz". "Esta es la razón por la cual, - subraya - desde el comienzo de la crisis, la Iglesia católica ha pedido incansablemente el restablecimiento de la paz, sobre todo mediante la búsqueda de una solución política".

El segundo principio es que "no es posible imaginar un Oriente Medio sin cristianos: no solo por razones religiosas, sino también por razones políticas y sociales, porque los cristianos son un elemento esencial del equilibrio de la región".

El tercer principio señalado por el card. Koch es "la necesidad de proteger los derechos de cada persona y de cada minoría". "La primacía del derecho - explica - incluido el respeto de la libertad religiosa y la igualdad ante la ley, basado en el principio de la ciudadanía independientemente del origen étnico o de la religión, ha sido enfatizada reiteradamente por la Iglesia católica como un principio fundamental para la realización y el mantenimiento de una coexistencia pacífica y fructífera entre las diversas comunidades de Oriente Medio".

Urgente necesidad de diálogo

"Una cuarta convicción fundamental es la urgente necesidad de continuar el diálogo interreligioso", concluye el Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos. Y subraya que éste es un tema sobre el cual el Papa Francisco insiste particularmente en su carta a los cristianos de Oriente Medio: "El diálogo interreligioso es tanto más necesario cuanto más difícil es la situación. No hay otro camino. El diálogo basado en una actitud de apertura, en la verdad y el amor, es también el mejor antídoto contra la tentación del fundamentalismo religioso, que es una amenaza para los creyentes de todas las religiones".

(RD/Vatican News)