• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El IOR Agencias
El Tribunal Vaticano decidió el nombramiento de tres peritos que tendrán la responsabilidad de evaluar los inmuebles para conocer su precio real

El Vaticano celebró ayer la segunda audiencia del histórico proceso penal por lavado de dinero que involucra a altos funcionarios del Banco Vaticano. Los acusados son el expresidente Angelo Caloia (78 años) y su abogado de confianza Gabriele Liuzzo (94 años), que no asistieron, y el ya fallecido exdirector Lelio Scaletti.

La ordenanza, leída por el juez Paolo Papanti-Pelletier al inicio de la audiencia, precisó que los imputados han sido acusados por sustracción, distracción y apropiación indebida de 57 millones de euros por la venta del 71 por ciento de los inmuebles propiedad del Instituto de Obras Religiosas (IOR), mejor conocido como Banco Vaticano, entre los años 2001 y 2009.

La audiencia duró más de dos horas y el Promotor de Justicia del Vaticano, Gian Piero Milano, evidenció que existen consistentes pruebas de la venta de numerosos inmuebles a precios devaluados y luego comprados por empresas con sede en Suiza, propiedad de los imputados o sus familiares.

"Se trata de un proceso complejo con numerosas operaciones entre Italia y Suiza que deben ser verificadas con máxima profesionalidad", indicó.

En definitiva, el Tribunal Vaticano decidió el nombramiento de tres peritos que tendrán la responsabilidad de evaluar los inmuebles para conocer su precio real y evaluar si las ventas fueron llevadas a cabo en consonancia con el mercado, reconstruir las operaciones financieras entre ambos países y entre las personas imputadas, y la traducción de toda la documentación en idioma italiano.

Se trata de un proceso complejo que podría durar varios meses y al momento no ha sido fijada una fecha para la próxima audiencia.

(RD/Agencias)

 

ç