• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Fuertes lluvias e inundaciones en Japón Agencias
En total, han sido 5,9 millones las personas evacuadas en 19 prefecturas, con más de 30.000 residentes obligados a pasar la noche en los centros de acogida

El Papa Francisco expresó hoy 9 de julio su profundo dolor por las víctimas de los aluviones en Japón. Hasta el momento los muertos son 114, y más de 60 los desaparecidos.

En un mensaje firmado por el cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, el Pontífice manifiesta su solidaridad a cuantos han sido afectados por esta tragedia, y reza en particular por los difuntos, la sanación de los heridos y el consuelo de cuantos están en luto. Al mismo tiempo el Santo Padre anima a las autoridades civiles y a todas las personas involucradas en las actividades de búsqueda y de socorro a las víctimas de este desastre. Por último invoca abundantes bendiciones sobre todos.

Las lluvias torrenciales han devastado las regiones de Kansai y de Kyushu, en la zona centro occidental del país. El Gobierno envió de inmediato más de 54.000 hombres de las Fuerzas de autodefensa, de policía y de los bomberos, comprometidos, junto a la guardia costera, en el auxilio y la asistencia a la población.

En total, han sido 5,9 millones las personas evacuadas en 19 prefecturas, con más de 30.000 residentes obligados a pasar la noche en los centros de acogida. En particular en la prefectura de Okayama, entre aquellas mayormente afectadas, más de mil personas fueron salvadas después de que habían encontrado refugio en los techos de los propios hogares, mientras que cerca de 4.600 habitaciones resultan completamente inundadas.

(RD/Vatican News)

Texto completo del telegrama

Profundamente entristecido tras tener noticia de la pérdida de vidas y de los daños causados por las graves inundaciones que han seguido a las fuertes lluvias en Japón, Su Santidad el Papa Francisco expresa su más sincera solidaridad a todos los afectados por esta tragedia. Su Santidad reza especialmente por el reposo de los difuntos, la curación de los heridos y el consuelo de todos los que sufren. Asimismo, el Santo Padre alienta a las autoridades civiles y a todas las personas dedicadas a las operaciones de búsqueda y rescate que ayudan a las víctimas de este desastre. Sobre todos ellos invoca de todo corazón abundantes bendiciones.

- Cardenal Pietro Parolin