• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Nicaragua
Arzobispo de Panamá: Desde esta Iglesia que peregrina en Panamá, queremos unirnos a la condena, al repudio por los actos que se están dando de agresión al pueblo nicaragüense, especialmente por todos los miembros del Clero de Nicaragua

(Vatican News/Agencias).- En una carta dirigida al Cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano - Arzobispo de Managua y Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua - el Presidente de CCEE, Anglo Bagnasco se une al llamamiento hecho por el Nuncio Apostólico del país, Mons. Waldemar Stanislaw Sommertag en nombre de Papa Francisco, en el que apela "a la conciencia de todos para alcanzar una tregua y permitir un rápido retorno a la mesa de diálogo nacional para buscar juntos una solución adecuada y así resolver la crisis".

En su carta, el Cardenal Bagnasco recuerda también que ‘la paz y la vida humana son bienes irrenunciables que están por encima de cualquier interés' y reitera la cercanía de la Iglesia europea al pueblo nicaragüense.

Las Iglesias retoman su actividad

En Nicaragua, la iglesia de la Divina Misericordia de la capital de Nicaragua retomó los oficios religiosos después de seis días de inactividad, a consecuencia de los destrozos provocados por disparos de las "fuerzas combinadas" del Gobierno, durante el ataque armado en el que dos estudiantes fueron asesinados.

Este viernes, el sacerdote Erick Alvarado, acompañado de dos religiosos más, ofició la primera misa tras el tiroteo efectuado por policías, parapolicías, paramilitares y antimotines, cuyos restos continúan en la fachada de la capilla del Santísimo de la iglesia de la Divina Misericordia.

Unas 500 personas, de las que varias siguieron la liturgia desde el exterior debido a que el espacio se quedó escaso para la inusual afluencia de fieles, siguieron la homilía, cuyos rezos fueron dedicados a las personas que perdieron la vida desde el comienzo de las revueltas populares el pasado 18 de abril.

El sacerdote, quien pidió a los asistentes que "no se cansen de rezar por las víctimas y por la paz del país", instó a no caer en "la tentación del odio" e invitó a vencer "el mal con la fuerza del bien".

No responder con violencia a la violencia

"No caigamos en la tentación del odio, no hagamos lo mismo que hace el gobierno, venzamos el mal con la fuerza del bien, dando el ejemplo que nos quieren robar", señaló Alvarado. Los jóvenes que murieron a consecuencia de los disparos efectuados durante el ataque sandinista se habían refugiado en la capilla del Santísimo junto a periodistas, médicos y sacerdotes para escapar de la represión de las fuerzas estatales del Gobierno presidido por Daniel Ortega.

Otro grupo de estudiantes lograron escapar en varios vehículos hacia la Catedral Metropolitana, escoltados por obispos y la Cruz Roja nicaragüense, por la mediación del Episcopado. Los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) denunciaron, posteriormente, que cuatro alumnos fueron secuestrados por grupos paramilitares, tras abandonar la iglesia en la que fueron asediados.

Al término de la primera misa oficiada después del ataque de la pasada semana, el sacerdote y los fieles rezaron la oración de exorcismo de San Miguel Arcángel, en "desagravio por las profanaciones" en estos tres últimos meses "contra Dios" con la violencia desatada en el país, que se ha cobrado entre 277 y 351 vidas. Las protestas contra Ortega se iniciaron el pasado abril a consecuencia de unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Reacciones de solidaridad en Panamá: ¡La comunidad internacional no puede ser indiferente!

Hace unos días, exactamente el 9 de julio, el Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, dio la noticia de que "Con ocasión de la próxima Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en la ciudad de Panamá, y acogiendo la invitación del Gobierno y los Obispos panameños, Su Santidad el Papa Francisco visitará Panamá del 23 al 27 de enero de 2019".

La vicepresidente de Panamá, Isabel de Saint Malo de Alvarado, ya ha celebrado una reunión con el Secretario de Estado del Vaticano, Card. Pietro Parolin, para discutir los detalles de la organización de la JMJ 2019 y la visita del Santo Padre.

Durante esta reunión se recordó, de acuerdo con lo recibido por Fides, que Panamá pertenece al Sistema de Integración Centroamericana, cuyo objetivo es establecer una colaboración sobre el tema de la migración. La Vicepresidente y el Cardenal Parolin coincidieron en la importancia de los desafíos de la región para la democracia y los derechos humanos, en el contexto de las crisis políticas y sociales que viven Nicaragua y Venezuela en particular, y han acordado trabajar juntos para para apoyar el marco de la diplomacia y el derecho internacional.

En Panamá, el Arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, OSA, ha mostrado su alegría por la confirmación oficial de la presencia del Papa, pero, al mismo tiempo ha querido expresar su solidaridad con la Iglesia de Nicaragua, incluso en nombre de la juventud de Panamá. Mons. Ulloa ha utilizado palabras duras para describir esta realidad, que conoce muy de cerca: "El Gobierno de Nicaragua atraviesa el límite de lo inhumano y de lo inmoral.

Represión criminal contra civiles, la mayoría jóvenes estudiantes, es condenable bajo todo punto de vista. ¡La comunidad internacional no puede ser indiferente!" "Desde esta Iglesia que peregrina en Panamá, queremos unirnos a la condena, al repudio por los actos que se están dando de agresión al pueblo nicaragüense, especialmente por todos los miembros del Clero de Nicaragua", indicó el Arzobispo. "Esto no es más que el fruto, del no escuchar el clamor del pueblo"..

Este miércoles, 25 de julio, a las 5:00 p.m. en la Basílica Menor Don Bosco, se realizará una Jornada de Oración por Nicaragua, "para que el Señor de la luz necesaria y, a través del diálogo, prontamente el pueblo de Nicaragua pueda recobrar la paz que tanto anhela", invitó Mons. Ulloa. "Con nuestra oración y solidaridad al pueblo Nicaragüense y a la Iglesia que camina y peregrina en Nicaragua, que el Señor los bendiga en estos duros momentos", añadió.

A nivel diplomático, el jueves 19 de julio, Panamá, a través del canciller Luis Miguel Hincapie, expresó su disposición a participar en cualquier proceso de diálogo que pueda resolver la grave crisis en Nicaragua.

El CELAM publicó ayer y envió un comunicado a la Agencia Fides para expresar la solidaridad de los miembros de este organismo continental a la Iglesia y al pueblo de Nicaragua: "Ante esta grave situación, estamos llamados a ser la voz de quienes no tienen voz, afirmar sus derechos, encontrar caminos para el diálogo y establecer la justicia y la paz, 'para que todos puedan tener vida en Cristo' (Aparecida 4); de una manera especial, aquellos que se sienten desanimados por la muerte y la violencia. Los alentamos a que sigan siendo defensores de los derechos humanos y portadores de esperanza", dice el documento.