• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Francisco acudió en su Ford a Via Alessandria DIRE
Los policías están vestidos de civil y permiten acercarse a los que quieren estrecharle la mano. Bergoglio se detiene durante unos minutos, abraza a un niño en silla de ruedas y le pregunta su nombre, otra señora se conmueve

(RD/SIR).- Roma, vía Alessandria, 18.30. El camino está desierto. Un Ford azul se acerca a un edificio y el Papa Bergoglio baja. Entra por la puerta, se va después de una hora y se detiene para hablar con la docena de fieles que han esperado ...

Estrecha la mano de todos, acaricia a un niño y le pregunta su nombre, abraza a un joven que está enfermo. ¿La razón de la visita? La cuenta un hombre que trabaja en ese edificio: "Hay una anciana que lo conoce, pero no se puede mover". Y luego el Papa se va, como un amigo normal.

Los policías están vestidos de civil y permiten acercarse a los que quieren estrecharle la mano. Bergoglio se detiene durante unos minutos, abraza a un niño en silla de ruedas y le pregunta su nombre, otra señora se conmueve ... "Un inmenso placer, Santo Padre". Y él: "También para mí".

Otro hombre le enseña un crucifijo, que es bendecido en el acto. El último abrazo es para aquellos que, sintieron en el último momento, bajaron de un edificio solo para recibir consuelo del Papa. Luego regresa al auto y continúa saludando a todos desde allí.

Como alguien que se encontró por casualidad con un grupo de amigos que no había visto durante un tiempo. Estas son las cosas que Bergoglio gusta hacer más.

A unos pocos cientos de metros, en Piazza Buenos Aires, se encuentra la Iglesia Argentina de Nuestra Señora de los Dolores, donde él, también como cardenal, fue en autobús a visitar a sus compatriotas. El Ford se marcha, dejando a los que han asistido a esta reunión extraordinaria, emoción y alegría.