• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Encuentro de Dublín
Francisco se referirá a las 'familias heridas', entre las que se incluirán algunos de los modelos alejados del de 'familia tradicional', y también las familias heridas, o las personas que han visto quebrada su confianza

(Jesús Bastante).- Los próximos 25 y 26 de agosto, el Papa Francisco viajará a Dublín para clausurar el Encuentro Mundial de las Familias. La visita papal a Irlanda también habría de servir para un encuentro del Pontífice que algunas de las víctimas de los abusos sexuales del clero en el país, azotado por los escándalos. Sin embargo, el programa oficial de la visita no incluye ningún momento.

"El tiempo es muy limitado", se excusa el arzobispo de Dublín, Diamud Martin. De hecho, en el programa, hecho público en julio, no se incluyen apenas espacios 'privados', los que suele utilizar Francisco para encontrarse con aquellas personas o grupos con los que desea tener una relación especial.

Las víctimas de abusos en Irlanda son, sin duda, uno de estos colectivos. Y, según ha podido saber RD, Francisco ya ha pedido a los organizadores que encuentren un espacio para reunirse con un grupo de supervivientes de la pederastia clerical.

Al encuentro podrían acudir algunas de las víctimas de las conocidas como 'escuelas industriales', las lavanderías de la Magdalena y hogares para madres y bebés, además de las personas qeu sufrieron abuso sexual por parte de sacerdotes y religiosos. Sin embargo, el Papa apenas pasará 36 horas en Dublín.

 

 

Martin sí que aseguró que, en sus discursos, el Papa "hablará de las diversas formas de abusos, no sólo el clerical, sino también el que se da en las instituciones o los hogares para madres y sus bebés". "Sería grandioso conocer a algunas de las víctimas o sobrevivientes de ese grupo, pero el tiempo es muy apretado ", matizó el arzobispo.

Sin embargo, durante el EMF, Francisco se referirá a las 'familias heridas', entre las que se incluirán algunos de los modelos alejados del de 'familia tradicional', y también las familias heridas, o las personas que han visto quebrada su confianza en el entorno familiar o elcesiástico, en muchos casos debido a los abusos sexuales.

Un reciente informe dio por probados centenares de casos de abusos sistemáticos en instituciones católicas del país durante el último siglo. Una de las víctimas de los abusos del clero en Irlanda es Marie Collins, que hasta hace pocos meses formaba parte de la Comisión Antipederastia vaticana, que abandonó al considerar que no se hacía lo suficiente por las víctimas.