• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El Papa pide un aplauso para Pablo VI en el 40 aniversario de su muerte RD
No olvidar que, aunque es necesario preocuparse por el pan, es más importante cultivar nuestra relación con Dios, fortalecer nuestra relación con El, viene a saciar nuestra hambre de paz, de justicia, de amor

(Jesús Bastante).- "Es una tentación común reducir la religión sólo a la práctica de las leyes, proyectando en nuestra relación con Dios la imagen de la relación entre los esclavos y su maestro". El Papa Francisco invitó a "cultivar la fe" frente a las necesidades materiales, durante su reflexión con motivo del Angelus de este domingo.

Un Angelus en el que Bergoglio recordó la figura de Pablo VI, en el 40 aniversario de su fallecimiento (se cumple mañana), y pidió un aplauso de los miles de fieles congregados en San Pedro: "Fue el gran Papa de la modernidad".

"Lo recordamos con veneración y agradecimiento", apuntó Francisco, recordando que Montini será canonizado el 14 de octubre, y pidió "que interceda desde el cielo por la Iglesia que él tanto ha amado, y por la paz en el mundo".

En su reflexión inicial, el Papa recordó los últimos pasajes del Evangelio, en los que Jesús se encuentra con la gente. En el de este domingo,"la perspectiva cambia, porque es la multitud, alimentada por Jesús, la que va al encuentro de Jesús". Sin embargo, subrayó, para Jesús "no es suficiente que la gente le busque, quiere que la gente le conozca, que el encuentro vaya más de la satisfacción inmediata de las necesidades".

 

 

"Jesús vino a traernos algo más, para abrir una nueva existencia aun horizonte más amplio que las preocupaciones ordinarias de alimentación, la carrera", señaló Bergoglio, quien apuntó cómo Jesús "anima a las personas a dar un paso adelante, a preguntarse por el significado del milagro, y no solo a aprovecharse de él".

Y es que la multiplicación de los panes y los peces "es un signo del regalo que Dios le ha dado a la Humanidad", que es Jesús mismo. "Él es el verdadero pan de vida: quiere satisfacer no solo los cuerpos, sino también a las almas, para satisfacer el hambre más profunda".

"Es el alimento que Jesús nos da todos los días: su palabra, su cuerpo, su sangre", añadió. Sin embargo, la multitud no entiende, "como a menudo nos ocurre a nosotros", y pregunta: "¿Qué debemos hacer para cumplir con las órdenes de Dios?".

"Es una tentación común reducir la religión sólo a la práctica de las leyes, proyectando la relación entre los sirvientes y el amo a nuestra relación con Dios", advirtió el Papa. Frente a ello, la "respuesta inesperada" de Jesús. "La obra de Dios no consiste en hacer cosas, sino en creer en Aquel a quien Él ha enviado. O, más bien: la fe en Jesús nos permite hacer las obras de Dios".

"Si nos dejamos envolver en esta relación de amor con Jesús, podremos hacer buenas obras que tengan el perfume del Evangelio para el bien y las necesidades de los hermanos", concluyó Francisco, quien pidió "no olvidar que, aunque es necesario preocuparse por el pan, es más importante cultivar nuestra relación con Dios, fortalecer nuestra relación con El, viene a saciar nuestra hambre de paz, de justicia, de amor".