• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
"La Iglesia necesita vuestra intuición, vuestros sueños", afirma en el Circo Máximo RD
¿Qué es lo opuesto del Yo? No, no es el Tú. Este es el principio de la guerra. Lo contrario del Yo es el Nosotros. Así debemos estar, juntos

(Jesús Bastante).- "La Iglesia sin testimonio es sólo humo". La sentencia del Papa Francisco se hacía realidad a través de los ojos de los más de 70.000 chicos y chicas que, provenientes de toda Italia, se dieron cita esta tarde-noche en el Circo Máximo de Roma con el Papa Francisco.

Se trató de una cita previa al Sínodo de la Juventud. Un encuentro emocionante, vibrante, con música, vídeos, oración y un intenso diálogo en el que Francisco parecía un joven más. Y que volvió a reivindicar la importancia de los sueños para construir la realidad. Mejor que nunca, en el lugar donde fueron martirizados los primeros cristianos. Toda una lección de vida.

"Los sueños se nos han dado para que nosotros los demos a los demás", subrayó en su primera intervención Bergoglio, recordando a los jóvenes que "el contrario del yo es el nosotros. Los sueños grandes siempre incluyen".

Al comienzo de los testimonios, los jóvenes le hicieron entrega de un báculo de madera esculpida, símbolo de una Iglesia pobre y para los pobres. Francisco recogió el guante, y, en las respuestas, confesó que "no tengo respuestas para todo. Por ejemplo, ¿por qué sufren los niños? No lo sé".

 

 

Sí quiso dejar claro el Papa que "sin testimonio tenemos prisionero a Jesús", arremetiendo contra una "Iglesia cerrada y clerical" que "es un escándalo". "La Iglesia sin testimonio es solo humo".

"El escándalo es una Iglesia formal, que no da ejemplo, una Iglesia cerrada, que no sale de sí", dijo el pontífice, que animó a dar ejemplo, "ir hacia los otros, más allá de las fronteras que dan seguridad".

En este sentido alertó del clericalismo, el modo de vivir clerical que afecta también a los fieles y que, según denunció, "es una perversión de la propia Iglesia".

"¿Qué es lo opuesto del Yo? No, no es el Tú. Este es el principio de la guerra. Lo contrario del Yo es el Nosotros. Así debemos estar, juntos", sostuvo Francisco, quien pidió que "el amor debe ser sincero, abierto. Se debe poner toda la carne en el asador. Así decimos en Argentina".

"Arriesgad en el amor, pero en el verdadero, no en el entusiasmo maquillado de amor. El amor es fiel, si hay infidelidad es un amor enfermo o pequeño, que no crece", subrayó.

 

 

El Papa también señaló que si los cristianos, sean fieles, laicos o miembros del clero, "no aprendemos a escuchar los sufrimientos y los problemas, a estar callados, dejar hablar y escuchar, no seremos jamás capaces de dar una respuesta positiva".

En la homilía posterior, Francisco abundó en la "novedad revolucionaria del Evangelio", y pidió a los jóvenes "tener el coraje de dar un paso adelante, un paso audaz y temerario", y "soñar y realizar el Reino de Dios, construyendo una humanidad fraterna".

"La Iglesia necesita vuestra intuición, vuestros sueños", subrayó el Papa, quien recordó cómo Pedro, Juan Y María Magdalena fueron corriendo, pero juntos, a ver el sepulcro vacío. Como dice un proverbio africano, "si camino rápido, iré solo. Si camino despacio, caminaré junto a otros". Así, recordó que "caminar solo permite ir más rápido, pero caminar juntos supone construir un pueblo, el pueblo de Dios".

"No tengamos miedo. Jesús, el Señor, nos ama, a cada uno de nosotros. Sintamos la ternura de Dios que nos ama, sin ansia, sin miedo", concluyó Bergoglio.