• Director: José Manuel Vidal
Vida Religiosa
Jornada Misionera Salesiana 2018 Misiones Salesianas
En Asia se encuentran jóvenes de diferentes orígenes culturales, religiosos y económicos, y los Salesianos, con paciencia, amabilidad y dulzura, están llamados a acompañarlos

(Misiones Salesianas).- La Jornada Misionera Salesiana (JMS) 2018, presentada con motivo de la fiesta de la Epifanía el pasado sábado, lleva por lema este año 'Susurrando el Evangelio en Asia'. La atención para este año recae en la primera proclamación del Evangelio en el continente asiático, particularmente a través de las Escuelas de Formación Profesional de los Salesianos.

El cartel de la Jornada Misionera Salesiana se centra en la nueva Cruz Misionera Salesiana, que recuerda que los Salesianos de Don Bosco y la Familia Salesiana están llamados a ser misioneros de los jóvenes y que sus corazones están modelados según el Buen Pastor, fuente de alegría, de fe, de esperanza y de amor.

La luz dorada y radiante que desciende desde lo alto y continúa como una corriente de agua en el fondo, representa la presencia del Espíritu Santo, que constantemente guía e ilumina a cada misionero en su vida de servicio. Esa corriente indica la metodología del Primer Anuncio, compuesta de paciencia, de serenidad, de discreción y de respeto, porque comunica las Buenas Nuevas.

La Congregación Salesiana invita a celebrar la Jornada Misionera Salesiana alrededor del día 11 de noviembre, coincidiendo con el día en el que se conmemora la partida de la Primera Expedición Misionera a la Patagonia Argentina en 1875.

El fotomontaje de los jóvenes de los Centros de Formación Profesional en el póster representa el campo de trabajo en los países asiáticos, en sociedades que muchas veces están marcadas por el contraste entre la riqueza y la pobreza. En Asia se encuentran jóvenes de diferentes orígenes culturales, religiosos y económicos, y los Salesianos, con paciencia, amabilidad y dulzura, están llamados a acompañarlos e instruirlos en la formación al trabajo para que crezcan como ciudadanos honestos que contribuyan al desarrollo de la sociedad.

El recorrido visual del cartel termina con una foto de Don Bosco sentado al lado de una bola del mundo que recuerda los sueños misioneros del fundador de los Salesianos e invita a sus hijos a recorrer todo el mundo llevando la Buena Nueva a los jóvenes.