• Director: José Manuel Vidal
Vida Religiosa
Convento de las Jerónimas Agencias
En una nota, la Federación Jerónima de Santa Paula subraya que, pese a dos sentencias a favor del Obispado respecto a la inmatriculación de Sant Jeroni, el cenobio se ha usado desde 1485

(J. Bastante/Agencias).-"Hemos intentado allanar caminos, pero no resultó posible alcanzar acuerdo alguno (...) por parte del Obispado se condiciona cualquier pacto a la previa 'entrega de las llaves del Monasterio', o lo que es lo mismo, la 'entrega de la posesión' del Monasterio". Las monjas Jerónimas se han cansado de intentar llegar a un acuerdo extrajudicial con la diócesis de Mallorca, y anuncian una demanda para que se reconozca que son propietarias del monasterio de Santa Isabel de Palma y se cancele la inmatriculación realizada en su día por el Obispado.

En una nota, la Federación Jerónima de Santa Paula subraya que, pese a dos sentencias a favor del Obispado respecto a la inmatriculación de Sant Jeroni, el cenobio se ha usado desde 1485, "sin interferencia alguna que pudiera suponer la existencia de otros derechos (los del Obispado) que los que son en exclusiva de la orden religiosa". En su comunicado, la congregación quiere dejar claro que su posición no obedece a "maldad, terquedad o culpa".

Las religiosas hablan en su comunicado de un encuentro que no fue fructífero entre la superiora de la congregación y el obispo Taltavull, por la exigencia de éste de renunciar al litigio sobre la titularidad del Monasterio, "a lo que se niega esta Federación, pues la sentencia firme no entraña titularidad, ni mucho menos de ella se deriva deber de entregar las llaves del Monasterio al Obispado. Luego no hay que ceder la posesión, al estar sub iudice la auténtica propiedad del Monasterio".

Así, las monjas han precisado que la sentencia de la Audiencia de Palma de septiembre del año pasado que desestimó el recurso en el que reclamaban la nulidad de las certificaciones emitidas por el Obispado para su inmatriculación, tuvo ese único objeto pero "la pretensión sobre la titularidad debe ventilarse en un procedimiento declarativo posterior".

 

 

En la sentencia de la Audiencia que confirmó la inmatriculación del monasterio llevada a cabo por el Obispado, los magistrados hicieron hincapié en que lo que dirimió dicho proceso judicial no es la propiedad de las tres fincas que componen Santa Isabel porque "la pretensión de la parte actora recayó únicamente sobre el contenido del registro, su rectificación, no sobre el derecho sustantivo".

Precisaron en la sentencia que las certificaciones del obispo que discuten las Jerónimas "en modo alguno sirven de fundamento para atribuir la titularidad del inmueble a uno u otro de los litigantes".

Las religiosas aseguran que dedican "medios y esfuerzos" a una "permanente y eficaz acción de vigilancia, conservación y mantenimiento del edificio y de sus bienes muebles", de acuerdo con las prescripciones técnicas de las instituciones competentes en materia de patrimonio histórico-artístico y bajo la dirección técnica del restaurador y conservador Pere Terrasa.

 

 

COMUNICADO DE PRENSA DE LA FEDERACIÓN JERÓNIMA DE SANTA PAULA
Guadalajara, 15 de febrero de 2018.-

Ante las informaciones recientemente difundidas en los medios, referidas a la actitud de las religiosas, de defensa -frente a las apetencias del Obispado de Mallorca- de lo que es su Monasterio, desde 1485 y sin interferencia alguna que pudiera suponer la existencia de otros derechos que los exclusivamente son de las dichas religiosas; y ante la preocupación de que tal información pudiera llevar a alguien a pensar en la maldad, terquedad o culpa de las mismas, las religiosas de la Federación Jerónima de Santa Paula se sienten en deber emitir esta esta nota de defensa de su honor y de la verdad.


COMUNICADO ACLARATORIO

1. La sentencia dictada por la Sección V de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, el día 27 de septiembre de 2017, NO "otorga a la Diócesis la titularidad del Monasterio", al no centrarse la cuestión litigiosa en la propiedad, sino que tuvo como único objeto la nulidad de las certificaciones emitidas por el Obispado para su
inmatriculación, que entendemos contra todo derecho y razón. La pretensión sobre la
titularidad debe ventilarse en un procedimiento declarativo posterior, tal y como viene
expresamente precisado en punto OCTAVO de la Sentencia. Dicho particular sí se
recoge con acierto en la publicación del Diario de Mallorca de hoy, día 15 de febrero
de 2018.

2. Ante tal estado de situación, corroboramos que, en fecha 29 de enero de 2018, el Consejo Federal de la Federación Jerónima de Santa Paula ha encargado a su Abogado, Dña. María del Pilar Rosselló Corró (especialista en Derecho Civil y Canónico), la
redacción de la correspondiente demanda para que se reconozca y declare que son propietarias de su propio monasterio, que vienen poseyendo, ampliando, cuidando y atesorando pacíficamente desde 1.485, con la consiguiente cancelación del asiento inmatriculatorio provocado por las certificaciones del Obispo Salinas. Dicha demanda se está perfilando para su inminente presentación ante los Juzgados de Palma.

Éste no es lugar de discutir si hubo falsedad formal de documento público cuando el Obispo Salinas firmó las certificaciones inmatriculatorias, a espaldas de la Comunidad de Religiosas Jerónimas del Monasterio de Santa Isabel. Otro asunto (con sus otras consecuencias inherentes), es lo de la verdad de fondo de lo que se certificó, y sobre ello habrá de incidir previsiblemente, de algún modo perceptible, el pronunciamiento sobre la verdadera titularidad del monasterio.

3. La Federación Jerónima de Santa Paula lamenta que las informaciones publicadas
hayan trascendido datos de una reunión con el Sr. Obispo y sus colaboradores, por el carácter privado de la misma. De dicha reunión -que había sido promovida por la
Presidenta de la Federación Jerónima de Santa Paula "para allanar caminos"- no
resultó posible alcanzar acuerdo alguno, siendo que por parte del Obispado se
condiciona cualquier pacto a la previa "entrega de las llaves del Monasterio" (o lo que es lo mismo, la "entrega de la posesión" del Monasterio), a lo que se niega esta
Federación, pues la sentencia firme no entraña titularidad, ni mucho menos de ella
se deriva deber de entregar las llaves del Monasterio al Obispado. Luego no hay que
ceder la posesión, al estar sub iudice la auténtica propiedad del Monasterio.

4. Las religiosas jerónimas del Monasterio de Santa Isabel, como es público y notorio, y siempre de conformidad con las prescripciones técnicas de las instituciones
competentes en materia de patrimonio histórico-artístico, dedican sus medios y
esfuerzos al desarrollo de una permanente y eficaz acción de vigilancia, conservación y
mantenimiento del edificio y de sus bienes muebles, bajo la dirección técnica del
experto y reconocido restaurador-conservador Sr. D. Pere Terrasa Rigo, y jurídica de Dña. Mª del Pilar Rosselló Corró, habiéndose levantado con rigurosa periodicidad las correspondientes actas de las visitas técnicas y de todas las intervenciones y acciones de mantenimiento efectuadas.

Como resultado de dichas acciones, y a modo meramente enunciativo, destacan:

a) la confección de 3 inventarios del rico tesoro de bienes muebles (I Sección Sacristía, II Pintura y Escultura, III Frontales de altar),

b) el traslado de las obras de arte al Monasterio Jerónimo de Sant Bartomeu de Inca,

c) la restauración del muro tapial del Monasterio,

d) la restauración del cuadro de la aparición de Cristo a San Honorato, con San Antonio Abad y Ramón Llull,

e) la aportación/cesión temporal de algunas obras de arte en la exposición que en diciembre de 2017, y bajo los auspicios del Ajuntament de Palma se organizó en el Monestir palmesano de la Puríssima Concepció (antes Caputxines), con el título "Exposició: La Ciutat de Sant Alonso".