• Director: José Manuel Vidal
Vida Religiosa
Presentación de 'Testigos de la misión. Liberia en tiempos de guerra' RD
"Un niño en este pais tiene más acceso a un rifle que a un cuaderno", apuntó, por su parte, el periodista Julián del Olmo, quien destacó cómo, aquellos años, el hospital Saint Joseph "era como la embajada de España"

(Jesús Bastante).- "Las guerras son todas iguales, es el poder. El poder da dinero. Y eso es todo. Y por eso les importa un bledo matar a la gente, engañarnos". Así se resumen todas las violencias, y más en la Liberia de la década de los 90. Así lo definió el hermano Justino Izquierdo, autor de 'Testigos en la misión. Liberia en tiempos de guerra', que recoge la vida de los hermanos de San Juan de Dios, desde el hospital Saint Joseph de Monrovia.

El Hno. Justino Izquierdo, enfermero y Hermano de San Juan de Dios desde hace más de 50 años, vivió en primera persona la guerra civil en Liberia como director del Hospital Católico. Especialmente los años 90 a 96, los más crudos de la guerra, el asesinato de las cinco religiosas o el traslado de los enfermos en caravana hasta Costa de Marfil. Con un epílogo emocionado, recordando a las víctimas de la 'otra guerra' de Liberia, la del ébola, que se cobró la vida de varios religiosos y religiosas.

"¿Tuve miedo? Muchísimo. Pero hay que continuar. Ellos (los liberianos) son los que te quitan el miedo", relató el hermano Justino. El libro cuenta con la colaboración del Hno. Ramón Castejón y el Dr. Fernando Rivilla. La portada muestra bien a las claras el horror de la guerra, con las lágrimas a dos carrillos de una mujer. Unos años duros, que el hermano Justino y otros reflejaron a través de una emisora de radio, y que hoy ven la luz.

 

 

Abrió la presentación el provincial de San Juan de Dios, Amador Fernández, quien agradeció a los "testigos en la misión" y sus rostros con tanta vida. Quiso "poner el acento en la misión de la orden, la hospitalidad".

El autor del prólogo, José María Viadero, destacó que el libro "trata de testimonios de vida, de encuentros dentro del desencuentro, tambien de miedo, desasosiego y muerte. Pero sobre todo esperanza, para seguir adelante, a pesar de que todo alrededor nos hable de lo contrario".

"Un niño en este pais tiene más acceso a un rifle que a un cuaderno", apuntó, por su parte, el periodista Julián del Olmo, quien destacó cómo, aquellos años, el hospital Saint Joseph "era como la embajada de España". "Es una obra que enorgullece a la obra, a la Iglesia y al ser humano. En medio de la catástrofe había una luz de esperanza".

"Los hermanos de San Juan de dios no abandonan a nuestro sufrido pueblo", apuntó el doctor Fernando Rivilla, médico y coautor, encargado de dar orden al libro.

Por su parte, la hermana María Luisa Górriz, de las Misioneras de la Inmaculada Concepción, quien vivió en Liberia esos años, recordó "a tantos hermanos y hermanas, y sobre todo, al pueblo, que ha sido el mejor testigo de la guerra".