• Director: José Manuel Vidal
Vida Religiosa
Giacomo Dalla Torre recibe el collar de Gran Maestre de la Orden de Malta Orden de Malta
Incluso en la Curia Romana hay un poco de sufrimiento en todas las reformas, pero he notado un gran dinamismo por lo que hemos de esperar lo mejor

(C. Doody/Agencias).- "Es un hombre de gran sabiduría, simple y preparado, por lo tanto las suertes de la Orden de Malta están en buenas manos". Así se ha referido el delegado papal a la Orden de Malta, monseñor Angelo Becciu, al nuevo gran maestre de la congregación, Giacomo Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto, quien este jueves prestó el juramento de su nuevo cargo en la Iglesia de Santa María del Aventino en Roma ante el Consejo Pleno de Estado, el órgano electoral de la Orden.

"Toda reforma incluye un poco de sufrimiento, pero es normal", añadió Becciu. "Incluso en la Curia Romana hay un poco de sufrimiento en todas las reformas, pero he notado un gran dinamismo por lo que hemos de esperar lo mejor". El italiano explicó que incluso después de la elección de Dalla Torre, él seguirá en su capacidad de delegado papal a la Orden de Malta, y que "continuaremos la relación que hemos tenido hasta aquí, una relación muy efectiva y hasta de concordia". Una relación directa entre la Orden de Malta y el Papa que seguirá dejando fuera al cardenal patrono de la organización, el cardenal Raymond Burke.

Tras el juramento ayer de Dalla Torre, el gran Comendador Ludwig Hoffmann von Rumerstein le impuso el collar de gran maestre y el gran canciller Albrecht Boeselager declaró finalizado el Consejo Pleno de Estado.

Seguidamente monseñor Becciu celebró una misa solemne y a su término se izó la bandera del gran maestre sobre la Villa Magistral.

Hoy viernes, Giacomo Dalla Torre se desplazará al Santuario de Lourdes para participar en la 60ª peregrinación internacional de la Orden de Malta.

Cada año, más de 7.000 miembros y voluntarios procedentes de todo el mundo participan en la peregrinación, atendiendo a aproximadamente 1.500 peregrinos enfermos o discapacitados. La peregrinación a Lourdes es uno de los momentos más significativos en la vida espiritual de los miembros y voluntarios de la Orden.

La elección del nuevo gran maestre fue comunicada a los grandes prioratos, los subprioratos y las asociaciones nacionales de la Orden, a las representaciones diplomáticas en todo el mundo y a las de los 107 Estados con los que la Soberana Orden de Malta mantiene relaciones diplomáticas.

El gran maestre afirmó su voluntad de continuar la labor de reforma de la Constitución de la Orden de Malta, iniciada en 2017, para adaptarla a los notables desarrollos que la Orden experimentó en las últimas décadas.

Promulgada en 1961, la Carta Constitucional y el Código de la Orden se reformaron parcialmente en 1997. Actualmente presente en 120 países del mundo con más de 2.000 proyectos en el ámbito sociosanitario, la Orden de Malta cuenta con más de 120.000 voluntarios y trabajadores sanitarios.

Según la Constitución de la Orden, el gran maestre es elegido de por vida. Como soberano y superior religioso de la Orden, debe dedicarse enteramente al desarrollo de las obras melitenses y dar a sus miembros un ejemplo de vida según los principios cristianos.

Ostenta la máxima autoridad. Junto al Consejo Soberano, el gran maestre promulga las disposiciones legislativas no cubiertas por la Constitución, adopta decisiones gubernamentales y ratifica acuerdos internacionales. Los Estados con los que la Orden mantiene relaciones diplomáticas reconocen al gran maestre las prerrogativas, inmunidades y honores que corresponden a los Jefes de Estado.

El gran maestre reside en la sede de la Orden de Malta, el Palacio Magistral en Roma.

Becciu seguirá como delegado papal a la congregación, dejando fuera al cardenal Burke

Mientras tanto, el Papa ha enviado una carta, con fecha 2 de mayo, a su delegado Becciu, recordándole su decisión de confiarle 15 meses atrás el encargo de "Delegado Especial ante la Soberana Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, con la tarea de apoyar a aquella benemérita Orden en el proceso de actualización de su Carta Constitucional y del Código Melitense". "Deseo en primer lugar agradecerle - expresa el Papa - por el empeño profuso en el delicado deber que usted ha llevado a cabo con gran disponibilidad, sobre todo en el encuentro y en la atenta escucha de los Miembros de la Orden".

Teniendo en consideración que el camino de renovación espiritual y jurídico de la Soberana Militar Orden de Malta no se ha concluido aún, el Papa pide a su delegado que continúe a desarrollar esta tarea de representación, "hasta la conclusión del proceso de reforma y, en todo caso, hasta cuando lo considere útil para la misma Orden". "Hasta aquel momento - prosigue el Santo Padre - Usted continuará a gozar de todos los poderes y a ser mi exclusivo portavoz para todo lo que concierne a las relaciones entre esta Sede Apostólica y a la Orden".

Asegurando a Becciu su oración, Francisco imparte "de corazón la Bendición Apostólica" a su Delegado Especial, al Gran Maestre y a todos los miembros de la Orden de Malta.