• Director: José Manuel Vidal
Vida Religiosa
Osoro: "Es un reconocimiento en defensa de la vida religiosa en momentos que no han sido fáciles" RD
Él sabe que los religiosos han tenido cierta incomprensión, a veces rechazo y relegación durante años

(Jesús Bastante).- Sorpresa, felicidad y aceptación. Así se sintió el claretiano Aquilino Bocos cuando el domingo al mediodía el Papa pronunció su nombre entre los nuevos cardenales que nombrará el próximo 29 de junio. "Es un reconocimiento en defensa de la vida religiosa, en momentos que no han sido fáciles" se alegraba, a su lado, el cardenal Osoro.

Un nombramiento que, como explicaron ambos, define el cambio en este pontificado, más cercano a la vida religiosa y a los laicos. "Este Papa nos defendió, siendo cardenal, cuando en Roma se decía 'La vida religiosa ha muerto, vivan los movimientos'", apuntó, emocionado, el neocardenal, durante una breve rueda de prensa en la casa de los claretianos en Madrid.

"El Papa suele nombrar sin preguntar", admitió Bocos, quien aseguró que "me quedé sobrecogido, pero con mucha paz, quizá porque viniendo del Papa, me da seguridad". Seguridad "no sólo por lo que significa el Papa, sino por lo que inspira este Papa", añadió, recordando sus "largas conversaciones" con Bergoglio desde hace décadas.

 

 

"Se llegó a decir, en Roma, 'La vida religiosa ha muerto, vivan los movimientos' y, ante eso, la Unión de Superiores Generales reaccionaron, y también el cardenal Bergoglio". "Ahora, el Papa me dice que tengo que ir en su ayuda, y yo encantado, a su disposición".

El neocardenal destacó cómo Francisco "no ha ocultado que él era religioso, ha tenido gestos extraordinarios con los religiosos. La primera reunión con los superiores generales fue magnífica, no se podía esperar en anteriores pontificados". Así, Bocos recordó la celebración del Año de la Vida Consagrada, y la cercanía constante con los religiosos.

"Él sabe que los religiosos han tenido cierta incomprensión, a veces rechazo y relegación durante años", denunció el nuevo cardenal, quien apuntó cómo tanto Bergoglio en Roma como Osoro en Madrid "profundizan en el tema de las relaciones mutuas entre religiosos, obispos, laicos y sacerdotes".

Al tiempo, Bocos recordó su etapa como presidente de la FERE, y destacó la importancia de seguir profundizando en el carisma y la identidad de los profesores laicos, vinculados a congregaciones religiosas y su espíritu. "Pasa como con la vida religiosa, posiblemente seremos menos, pero no perderá identidad ni significatividad, nos llevará a ser más comprometidos".

 

 

En este sentido, Osoro recalcó "la fuerza que tiene el laicado, que ha asumido el carisma, y que es impresionante". "Aunque hubiera muchos religiosos, los laicos tienen que entrar en esa tarea. Este momento es un momento excepcional en la vida de la Iglesia, por la fuerza del laicado claretiano, jesuita, de La Salle.... y las congregaciones femeninas igual. Las intervenciones ya quisiera escucharlas en muchos sacerdotes".

A su vez, el cardenal de Madrid subrayó su "alegría muy grande" por el nombramiento de Bocos. "Por todo lo que significa de reconocimiento a su persona, a su trabajo en la vida de la Iglesia en unos años que no han sido fáciles, y donde había otras formas de pensar".

"Es un reconocimiento, también, a su congregación, y a toda la vida religiosa, con las tareas que tiene que seguir realizando en la Iglesia".