• Director: José Manuel Vidal
Vida Religiosa
Las Esclavas del Sagrado Corazón de Benirredrá J. Peiró/Avan
Son muchos los voluntarios que están ofreciendo su tiempo y ayuda en los diferentes centros habilitados por el ayuntamiento para los evacuados

(AVAN).- Las religiosas Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús de la localidad valenciana de Benirredrá acogen en su Casa de Espiritualidad a 80 personas con enfermedad mental desalojadas el pasado martes del Centro Sociosanitario Monduber-Barx, durante el incendio forestal de Lutxent, que ha quemado más de 3.000 hectáreas de seis términos municipales.

Las religiosas, al conocer que los afectados habían sido desalojados por la cercanía de las llamas y ubicados en centros cívicos y polideportivos, "pusimos nuestra casa a disposición del Ayuntamiento de Gandia para alojar a las personas de la residencia que, por su enfermedad mental, presentan dificultades y necesitan una atención y cuidados especiales", según ha informado Fina Martínez, superiora de la comunidad.

Así, el pasado martes fueron alojadas un total de 40 personas, acompañadas en todo momento por personal sanitario, así como por voluntarios de la localidad "que se han volcado en la ayuda a los evacuados", ha añadido.

Igualmente, ante la prolongación de los desalojos, por la gravedad del incendio, "decidimos limpiar y habilitar una parte de la casa que en la actualidad no utilizábamos y permanecía cerrada, para poder acoger a más personas". Así, con la ayuda de voluntarios, hemos acondicionado la zona en desuso de la casa y desde ayer, miércoles, hemos podido acoger a otros 23 evacuados".

Por otro lado, además de las 63 personas desalojadas que pernoctan en las habitaciones de la casa de Espiritualidad, cerca de otra veintena pasan también el día en el centro, ha añadido.

Dentro de la gravedad de la situación, "estamos siendo testigos de un ejemplo de familiaridad y solidaridad" ya que "son muchos los voluntarios que están ofreciendo su tiempo y ayuda en los diferentes centros habilitados por el ayuntamiento para los evacuados", entre ellos los profesores, alumnos y personal de la comunidad educativa del colegio que también regentan las religiosas Esclavas en Benirredrá, que participan desde el primer día en las atenciones necesarias en la Casa de Espiritualidad.

 

Los acogidos regalaron a Fina Martínez un dibujo              J. Peiró/Avan