Salud
La presencia de virus era notablemente más baja que la detectada en otros estudios realizados en centros de salud o aeropuertos

El Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB-CSIC) y el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC), ambos del CSIC, han elaborado el primer catálogo genético de la comunidad microbiana del metro, que será útil para conocer y controlar la calidad del aire que respiran los usuarios del transporte suburbano.

El estudio, que forma parte del proyecto europeo Improve Life para evaluar la calidad del aire y proponer medidas que la mejoren, ha constatado que la mayor parte de los microorganismos encontrados (10.000 bacterias por metro cúbico de aire) son inocuos para las personas y que las bacterias de origen humano, incluidas las que son patógenos potenciales, presentan una proporción por debajo del 2%.

Es decir, que "la red de metro de Barcelona no es un punto de exposición de riesgo biológico importante y los viajeros no son la fuente principal de microorganismos en el aire", ha explicado el investigador del CEAB, Xavier Triadó, que ha destacado que "la presencia de virus era notablemente más baja que la detectada en otros estudios realizados en centros de salud o aeropuertos".

El estudio, que publica la revista Indoor Air Journal, ha analizado la calidad del aire de las estaciones de metro y del interior de los vagones tras recoger muestras entre noviembre de 2013 y febrero de 2014, en plena campaña de gripe. Los investigadores sometieron las muestras a un análisis genético para saber la identidad y el número total de bioaerosoles (término que utilizan los científicos para referirse a las partículas en suspensión del aire que tienen un origen biológico).

Se trata de un estudio preliminar, una primera aproximación ampliable a un seguimiento a más largo plazo, a fin de conocer las dinámicas y fluctuaciones que se producen a lo largo del año y en cualquier hora del día, han indicado los investigadores.

Galería de imágenes: