Salud
Cáncer de mama. SL

Otro rayo de esperanza. Una investigación realizada con animales, publicada en la revista «Nature», acaba de mostrar que los tumores de mama tienen también sus preferencias culinarias a la hora de propagarse.

El estudio ha visto que los animales a los que se les privó de asparagina, un aminoácido, un bloque de proteínas que toma su nombre de los espárragos, el cáncer de mama que ya padecían casi desapareció.

De acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el pasado 2017 se diagnosticaron en nuestro país 28.645 nuevos de cáncer de mama, el tumor más común entre las mujeres españolas –y de todo el mundo–.

Un tipo de cáncer que, asimismo, supone la primera causa de deceso por cualquier enfermedad oncológica en la población femenina.

Una mortalidad –hasta 6.477 decesos en España en 2016– que se explica fundamentalmente por la capacidad de este tumor de invadir otros órganos –las consabidas ‘metástasis’–.

Pero, ahora, según este estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), sí. Y para ello, tan solo habría que someter a las pacientes a una dieta que no contuviera el aminoácido asparagina.

Explica Simon Knott, co-autor de esta investigación publicada en la revista «Nature»:

«Nuestros hallazgos, si bien alcanzados con un modelo animal, se unen a las cada vez más numerosas evidencias que sugieren que la dieta puede influir en el curso de la enfermedad".

"Así, y en caso de que nuestros resultados sean confirmados en futuros estudios con células humanas, la limitación de la ingesta de asparagina por las pacientes de cáncer podría ser una estrategia para potenciar las terapias ya disponibles y prevenir la diseminación de los tumores de mama».