Salud

Los humanos han usado durante mucho tiempo las armaduras como exoesqueletos artificiales para su protección, especialmente en combate, según wp. Las ortesis son una forma médica limitada de exoesqueleto. Una ortesis es un mecanismo que acoplado a una pierna, o al torso, permite mejorar o corregir el comportamiento de esa pierna o de la espina dorsal. Una prótesis de pierna es un dispositivo que sustituye la parte faltante de una pierna. Si la prótesis forma su propia cubierta, se considera exoesqueletal. Si la estructura y el mecanismo son usados de manera interna y está cubierto de un material blando y no estructural, se considera una prótesis endoesqueletal.

Los exoesqueletos mecánicos han comenzado a ser usados con propósitos médicos e industriales, saltando del terreno de la ciencia-ficción, pero aún se encuentran en estado de prototipo. No obstante, el gobierno de los Estados Unidos ha financiado con 50 millones de dólares un proyecto para integrar exoesqueletos mecánicos a unidades de Marines, con propósito de aumentar su rendimiento

La historia comenzó hace varios meses, cuando un adolescente que había amasado una fortuna de Bitcoins dijo tener la intención de utilizar parte de su dinero en construir un exoesqueleto robótico similar al del famoso villano de Marvel. Afortunadamente, sus intenciones eran buenas, según recoge Miguel Jorge en gizmodo.

El adolescente responde al nombre de Erik Finman, quien comenzó a invertir dinero en criptomonedas cuando tenía 12 años. Hizo girar un regalo de 1.000 dólares de su abuela en una billetera con millones de dólares en Bitcoin. Ahora, a la edad de 19 años, es millonario y dice querer hacer del mundo un lugar mejor.

La idea de crear un traje similar al del Dr. Octopus nació de su pasión por la robótica y su encuentro fortuito con Aristou, un niño cuyo padre era amigo de la familia de Finman. Cuando lo conoció, Aristou le contó a Finman que debido a sus problemas de movilidad, su sueño siempre había sido construir un traje como el de Octopus. Dicho y hecho. Según ha contado el adolescente millonario:

Es un niño increíblemente inteligente, el próximo Albert Einstein, y vi un alma gemela. Lo quise ayudar porque nadie me ayudó a crecer en su momento. Es importante fomentar este tipo de pensamiento a una edad temprana. Así que decidí usar mi experiencia en robótica, reunir un equipo de ingenieros y construir un traje del Dr. Octopus en versión real.