Salud

Una mujer embarazada tuvo un parto inesperado en una calle de Yunfú (Cantón, China) cuando regresaba a su casa después de hacer unas compras. Los transeúntes consiguieron acomodar a la parturienta hasta que una una enfermera la ayudó a envolver al recién nacido en una tela. Después de dar a luz, la madre se marchó a pie con el recién nacido en una mano y las bolsas con los productos en la otra.