Salud

Catt Callinger quiso ponerle algo de color a la parte blanca de su ojo derecho a través de un tatuaje de esclerótica. Siendo amante de estos diseños sobre el cuerpo se preparó con todas las recomendaciones antes de realizarse el procedimiento. Aun así, se arrepiente de haberlo hecho.

Su caso lo dio a conocer, a través de Facebook, con el fin de que a otras personas no les suceda algo igual. A través de diferentes videos y fotografías en su perfil mostró el espantoso resultado del tatuaje, según recoge La Kalle.