Salud
Chica con móvil Pixabay/ Imagen ilustrativa

Hay quien usa smartphones; hay quien le gusta su smartphone; hay quien adora su smartphone; y hay quien está enganchado al smartphone y no quiere darse cuenta. Lo que este aparato trajo consigo hace 10 años fue una revolución a todos los niveles, y hoy día es imposible imaginarnos nuestra vida diaria sin el móvil. Porque este aparatito rige las relaciones sociales, las compras, el contacto con los seres queridos, y hasta el trabajo o elementos relacionados con este. El móvil puede serlo todo para alguien, pero también una forma de adicción terrible.
Parcialmente ciega por jugar un día entero

Y es que todos sabemos que una app puede ser realmente adictiva, ya que las mecánicas simples de un Angry Birds, de un Pokémon GO, de un Candy Crush lo hacen abierto para incluso el que nunca ha jugado a videojuegos, al tiempo que potencia la capacidad de ‘enganche' para que el usuario no lo suelte, según recoge Cesar Otero en AS BeTech. Esto pasa con Honour of Kings, uno de los juegos de móviles más populares de China, y tan adictivo que su creadora, Tencent, ha tenido que restringirlo a los niños menores de 12 años, los cuales pueden jugar sólo durante una hora al día.

La mujer en Urgencias, con el smartphone en la mano

Una mujer china de 21 años, Wu Xiaojing (pseudónimo), ha tenido que ir a Urgencias debido al enganche que tenía con Honour of Kings, a tal nivel que se ha quedado parcialmente ciega por culpa de ello. Wu, que trabaja en el sector financiero, se pasó el día festivo en China del 1 de octubre jugando a la app, y por la noche tuvo que ser trasladada al hospital porque no podía ver nada por el ojo derecho. Según los especialistas, la mujer tiene Oclusión Arterial de la Retina, que sucede cuando hay un bloqueo de una de las arterias que transporta sangre a la retina ocular.


Una rutina imposible

Wu admitió que jugaba muchísimo a la app. De hecho, "si no trabajo, me levanto sobre las 6 de a mañana, desayuno y juego hasta las 4 de la tarde. Como algo, me duermo una siesta y sigo jugando hasta la 1 o las 2 de la madrugada". La mujer comenta que "mis padres me advirtieron que podría quedarme ciega", ya que dedica maratonianas sesiones de juego de hasta 8 horas sin comer, beber ni ir al baño. Lo más curioso es que cuando fue entrevistada en el hospital, la mujer aún tenía el smartphone en las manos.

VÍDEO RELACIONADO: Cómo cargar el móvil cuando no hay electricidad