Salud

Este 6 de diciembre de 2017, Raphael se vio obligado a suspender su concierto en Las Palmas de Gran Canaria al sufrir "una indisposición" cuando tan solo quedaba una hora para el inicio del mismo.

El artista abandonó Auditorio Alfredo Kraus y se fue a descansar al hotel, algo que desató la preocupación de sus fans.

Horas después, el intérprete de Escándalo tranquiliza a sus seguidores a través de las redes sociales y anuncia un nuevo show en territorio canario.

En esta línea, su nuera, Amelia Bono, ha declarado a OK Diario que el cantante "está bien" y que no le sucede nada. También salía al paso de la noticia su secretaria personal, Patricia, que desmentía que Raphael saliera en ambulancia del recinto como se dijo:

"Lo de la ambulancia es completamente mentira. Raphael salió del Auditorio por su propio pie y conduciendo su coche hasta el hotel".

Según Patricia, lo que provocó la suspensión del concierto fue un catarro común:

"Raphael arrastraba un resfriado desde hacía días, concretamente, desde su último concierto en Toledo (el pasado 2 de diciembre). Durante la prueba de sonidos en Las Palmas, se dio cuenta de que no estaba bien y que no podía cantar, así que decidió cancelar su actuación. Eso es todo. Ahora mismo está volando a Madrid y no hay de qué preocuparse".

Sea como fuere, lo cierto es que no es la primera vez que Raphael cancela un concierto debido a problemas de salud.

En los últimos meses, el marido de Natalia Figueroa ha pospuesto varios por prescripción médica.

De hecho, a comienzos del pasado verano, el propio artista mandó un comunicado en el que daba a conocer que debido a una laringitis no podría actuar hasta finales del mes de junio.

Un mes después, en julio, la misma dolencia le impidió reunirse con su público.

Pero ésta es la primera vez que suspende una actuación in extremis, lo que ha provocado mayor cantidad de especulaciones sobre su estado de salud.