Salud
e-cigarrillos YT/Imagen ilustrativa

Cada vez es mayor el número de estudios que demuestran que los cigarrillos electrónicos -o ‘e-cigarrillos'- son una herramienta muy útil para ayudar a los fumadores a dejar el tabaco. Unos estudios, asimismo, que han constatado que estos e-cigarrillos son mucho, pero mucho menos tóxicos que el tabaco ‘tradicional'. Pero cuidado: que sean más seguros no quiere decir que sean totalmente inocuos. Y es que si bien vapear parece ser mucho mejor para la salud que fumar, siempre será peor que no hacer ‘nada' -ni cigarrillos electrónicos ni convencionales-. De hecho, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Reina María de Londres (Reino Unido) muestra que el ‘vapeo', muy especialmente a largo plazo, aumenta notablemente el riesgo de desarrollo de infecciones pulmonares -al mismo nivel que el tabaco o la contaminación por la combustión del petróleo y sus derivados.

Como explica Jonathan Grigg, director de esta investigación publicada en la revista «European Respiratory Journal», «el neumococo es una bacteria que puede residir en nuestras vías aéreas sin causar enfermedad. Sin embargo, en algunos casos puede invadir las células que recubren estas vías, causando así una neumonía o una septicemia. Ya sabemos que la exposición al humo del tabaco tradicional ayuda a estas bacterias a pegarse a las células que revisten las vías aéreas y, por tanto, aumenta el riesgo de infección. Y ahora, lo que queríamos saber era si los e-cigarrillos tienen el mismo efecto».

¿Tan malo como el tabaco?

El objetivo del estudio fue evaluar los efectos del vapor de los cigarrillos electrónicos sobre el ‘receptor del factor activador de plaquetas' (PAFR), molécula producida por las células que recubren las vías aéreas y que, como ya demostró un trabajo previo de los mismos autores, es utilizado por el neumococo para ‘pegarse' a estas células específicas. Una ‘unión' vía PAFR que aumenta, y mucho, la posibilidad de que la bacteria pueda colarse en la célula, se extienda por todo el tejido y origine una infección.

Fuente Original: A.Otero, ABC/Leer más