Salud
Ejercicio moderado YT/Imagen ilustrativa

Es cierto que el ejercicio físico puede conllevar efectos nocivos para la salud cuando se practica en exceso y sin la preparación adecuada. Sin embargo, los perjuicios son aún mayores cuando no se lleva a cabo ningún ejercicio. Y es que como recuerda la Asociación Americana de Cardiología (ACC) en un nuevo artículo, la práctica mínima de ejercicio, como sería incluso permanecer de pie, se asocia con un menor riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Además, cuanto mayor es la intensidad del ejercicio mayor es a su vez la reducción del riesgo de muerte por causas cardiovasculares.

Como destaca Valentín Fuster, editor de la revista «Journal of the American College of Cardiology», en la que se publica este nuevo artículo, «el mayor beneficio es, simplemente y con independencia de su intensidad, practicar ejercicio. Y por el contrario, hay dos peligros: no practicar ningún ejercicio, o excederse en su intensidad sin la debida preparación».

Tal es así que, como recuerda la ACC en su trabajo, «la mayoría de los ciudadanos de los países desarrollados no debería preocuparse por el daño potencial que puede ocasionar el ejercicio, sino más bien por la falta de ejercicio en sus vidas».

Mejor que no hacer nada

En su artículo, la ACC vuelve a revisar los estudios llevados a cabo para identificar qué cantidad de ejercicio aeróbico, y en qué intensidad, debe llevarse a cabo para mantener una buena salud cardiovascular. Es más; dada la proliferación de las carreras de resistencia -caso de las maratones-, el trabajo también analizó si realmente existe una cantidad de ejercicio que aumente el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Fuente original: M.López, ABC/Leer más