Salud
Dolor de espalda YT

El exceso de volumen en la zona mamaria afecta a muchas mujeres y puede acarrear una serie de inconvenientes en su vida cotidiana. Dentro de ese volumen excesivo, podemos distinguir entre hipertrofia mamaria, que sería un volumen superior a los estándares, pero dentro de unos límites razonables, y gigantomastia, que hace referencia a volúmenes muy excesivos.

La mamoplastia consiste en una intervención quirúrgica que, al igual que aumenta el pecho, puede reducir ambos tipos de volúmenes para obtener una talla acorde y proporcionada al resto del cuerpo. Durante esta intervención, además, se practica también una mastopexia, con la que se corrige el problema del pecho caído por el peso, centrando la aureola-pezón en la mama.

Desde el Hospital Vithas Nuestra Señora de América explican que antes de la operación es necesario someterse a una serie de estudios preparatorios: una ecografía, una mamografía y un estudio mamario, en el que el equipo de cirugía plástica realiza las mediciones de la mama para llevar a cabo el diseño y poder realizar una reconstrucción armónica y adaptada al cuerpo de la mujer.

Dudas y mitos

Ante esta intervención, es frecuente que surjan dudas recurrentes, así como falsas creencias sobre lo que supondrá. Teresa Távora, especialista en cirugía plástica en el Hospital Vithas Nuestra Señora de América, contesta a las preguntas más habituales.
¿Es una cirugía puramente estética?

Sí, lo es, puesto que el volumen excesivo de pecho no produce ninguna enfermedad asociada.
¿La mamoplastia elimina los dolores de espalda?

No directamente, puesto que tampoco los provoca. El problema de espalda asociado al volumen de pecho excesivo suele estar ocasionado por la postura que adquiere la persona, un tanto encogida. Lo habitual es retirar unos 300 o 500 gramos de media en cada pecho, un peso que no va a afectar a nuestra columna.
¿Es una cirugía similar a la de aumento de pecho?

La intervención es mucho más compleja. La duración media es de cuatro o cinco horas. La parte más complicada es la recolocación de la areola-pezón. Se moviliza manteniendo un pedículo, de modo quede conservada la vascularización. Este caso sería para recolocaciones de una medida estándar. Si la distancia es mayor, utilizaremos la técnica de injerto libre de areola.

Todo ello se planifica previamente, cuando se aborda el diseño, teniendo en cuenta las mediante de la paciente.
¿La parte eliminada y que produce el exceso de volumen es grasa?

Se elimina glándula mamaria y grasa. En personas de edad más avanzada es frecuente un mayor volumen de grasa debido a que, con el paso de los años, la glándula mamaria se atrofia.