Salud
Mastectomía YT

La mastectomía es una intervención quirúrgica que implica la extirpación del pecho en pacientes con cáncer de mama. Aunque es una opción terapéutica para tratar un tipo determinado de cáncer, también es una medida preventiva que pueden realizarse las mujeres que cumplen una serie de criterios.

Sin embargo, optar por esta medida no es un tema baladí. Al igual que el resto de intervenciones quirúrgicas, la mastectomía preventiva tiene una serie de riesgos, un tiempo de recuperación y de rehabilitación, ya que, como especifica César Casado, secretario general de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre), no deja de ser una intervención en la que hay que pasar por quirófano, según recoge cuidateplus.

El experto responde algunas de las dudas más frecuentes que tienen las pacientes:¿En qué se diferencia una mastectomía simple de una preventiva?

La mastectomía profiláctica es prácticamente idéntica a la mastectomía simple convencional. "Es decir, si a una persona hay que quitarle la mama porque tiene un cáncer, la técnica es similar a la que se realiza para prevenirlo: se trata de quitar la glándula mamaria", señala Casado.

La principal diferencia es que cuando estamos ante una mastectomía preventiva no es necesario extirpar la aureola y el pezón, al contrario que en una mastectomía convencional por un motivo oncológico en la que al paciente casi siempre se le quita la aureola y el pezón.

"Hay veces que se habla de que si se deja la aureola y el pezón estas pacientes tienen un riesgo residual de un 5 por ciento de desarrollar cáncer de mama. Eso es mentira. Todo depende del grado de exactitud de la técnica; si se quita toda la glándula, no existe un riesgo mayor de desarrollar el cáncer", aclara el secretario general de Secpre