Salud
Drew Barrymore YT

La mascarilla coreana The Hana Cure cuenta con un perfil en el que sus seguidores suben fotos de los resultados, y lo cierto es que aunque son realmente sorprendentes -idóneos, al menos, para tomar el selfie perfecto gracias a su efecto flash-, lo más atrayente es el proceso 'per se'. Porque al aplicar el producto, que ha de dejarse sobre la piel durante 30 minutos, pareces envejecer veinte años de golpe. Por supuesto, al eliminar con agua caliente la mascarilla, esos veinte años no solo no permanecen sobre la piel, sino que restan a la epidermis algunos más.

La mascarilla cuenta con tres protagonistas: el sérum, el gel y una brocha. Al mezclar el sérum con el gel, se agita la mezcla durante veinte segundos y se extiende por la cara con la brocha. Lo cierto es que al hacerlo en el recipiente del gel, parece que te estés extendiendo uno de esos envases mini de mantequilla de los aviones o los bufetes de desayuno por el rostro. Como era de esperar, el selfie más buscado no es el del efecto flash del después, sino el del durante, según recoge elconfidencial.

La mascarilla comienza a tensar la piel hasta el punto que hace imposible mover los músculos faciales, y la imagen resultante es tan aterradora como irresistiblemente atrayente. Poder vivir un auténtico Benjamin Button a golpe de cosmética en cuestión de minutos es irresistible y sus resultados son alabados por toda la red.