Salud
Buena alimentación y ejercicio casi diario son fundamentales.

La idea se gestó en Estados Unidos, concretamente en California durante la década de los ochenta, de la mano de maestros como Baron Baptiste. Y ahí radica su principal diferencia: no es un método que provenga de la India, por lo que está encauzado hacia las necesidades occidentales. Los profesores de yoga de Estados Unidos se dieron cuenta que en ocasiones la práctica de esta disciplina se hacía aburrida para los participantes y decidieron crear una versión más divertida y adecuada para su público.

Asanas free-style

Como cualquier modalidad de yoga, esta también se basa en las asanas, las posturas del yoga. La diferencia es su forma de combinarlas. Se podía decir que en esta disciplina se desestructuran, se crean progresiones diferentes, dependiendo del profesor y de la energía de los alumnos. Esto hace que cada clase sea única y se evita el aburrimiento que en algunas ocasiones puede crear la consabida repetición, según recoge elconfidencial.

No solo yoga

Los profesores de power yoga tienen licencia para innovar y para mezclar. En esta clases, además de las tradicionales asanas también se incluyen movimientos que provienen del fitness y del pilates. Y quizá la novedad más sorprendente para los yoguis más convencionales es la inclusión de música que nada tiene que ver con la típica oriental. En esta clases de puede escuchar jazz, soul e, incluso, hip hop.

Una práctica dinámica

En el power yoga se suda. Uno de sus principales atractivos, que lo que se distingue de las otras ramas del yoga, es ese carácter movido, que lo hace más exigente. Pero, por otra parte, se adapta a la condición física del usuario y lo pueden practicar todo tipo de personas. Por lo general, en una sesión se pueden quemar unas 300 calorías, pero dependerá del nivel de intensidad con el que se practique. La persistencia es la clave para acabar siendo una power yogui consumada. De todas formas, no se ha de tomar como una competición, lo importante aquí es escuchar el cuerpo y ver cuándo estás preparada y te apetece ir un poco más allá.