Salud
Edad, vejez, jubilación, pensiones, dieta, colágeno y antiaging. PD

Cosmética tradicional, cosmética natural

Ahí radica su diferencia con la cosmética tradicional o incluso con mucha de la cosmética natural ya que "estos, como producto natural, pueden incorporar, por ejemplo, miel de abeja o leche de cabra, pero al ser un derivado de animal, ya no entraría en la categoría vegana", añade Lissete.

En sí, "la cosmética vegana, más que aportar un beneficio extra, es una alternativa ética a los consumidores que optan por esa filosofía de vida, que va más allá del hábito de no ingerir carne en su dieta", explica nuestra experta, según recoge elconfidencial.

Son productos, por tanto, en los que la calidad de los aceites y extractos vegetales que se utilicen marcan la diferencia y que resultan aptos para todos los tipos de piel. Para que resulte más fácil reconocerlos hay varias certificaciones que los avalan. Una de las más conocidas es el V-Label europeo, aunque, según Lissete "cada vez hay más certificados independientes de ámbitos nacional que también buscan ser garantes de que el producto tenga la condición vegana".

Verde que te quiero verde

1. Alquimia multicolor: Uno de los cosméticos más difíciles de formular es un esmalte de uñas, y su complicación aumenta aún más cuando se trata de responder a las exigencias de la cosmética vegana. Los de la firma sudafricana Bio Sculpture tienen una elevada cantidad de componentes orgánicos y con tonos muy ligados a las tendencias de moda.

2. Limpio y fresco: Corpore Sano ha fusionado en su gel de baño aceite de argán (rico en vitamina E y ácidos grasos insaturados) y gel de aloe vera (que aporta además aminoácidos y minerales), por lo que es ideal para piel sensible. El 10% de sus ingredientes procedentes de la agricultura ecológica.

3. También para teñir el pelo: La influencia del veganismo ha llegado también al mundo de la coloración capilar, donde se buscan fórmulas cada vez más respetuosas con el pelo y el cuero cabelludo. En Chi Spa (Thechispa.com) utilizan la coloración permanente Doc Color, vegana, orgánica y sin amoniaco. Lleva aloe vera, extracto de aceite de oliva, espirulina y aceite de Semilla de Flor de Espuma.