Salud
Lactancia YT

La lactancia materna y los medicamentos suele representar una compatibilidad casi siempre posible, si bien hay que saber qué tomar. De hecho, apenas media docena de enfermedades maternas contraindican o hacen prácticamente imposible la lactancia. Expertos denuncian que en muchos prospectos se desaconseja la lactancia materna con el medicamento cuando esto no es así o no está probado científicamente.

Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), mas del 90% de mujeres toman medicamentos o productos de fitoterapia durante el periodo de lactancia, y es frecuente que dejen de dar el pecho por este motivo, pese a no estar fundamentado su peligro real más que en un pequeñísimo porcentaje de productos.

"Casi todo lo que se suele prescribir es compatible con la lactancia. Además, la lactancia, para la mujer y el lactante, está por encima de la necesidad de muchos medicamentos o remedios que son perfectamente evitables", señala esta breve guía.

Por esta razón se puso en marcha hace 15 años la web 'E-lactancia.org', una página construida por profesionales sanitarios expertos en lactancia materna que, a día de hoy, han recopilado información sobre la compatibilidad de la lactancia materna con casi 24.000 términos, desde medicamentos, hasta alimentos, fitoterapia, o actividades como el buceo o la depilación láser, por ejemplo, que pueden llegar a inquietar a madres que dan el pecho.

Se creó gracias a la Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna (APILAM), que preside uno de los coautores de la mencionada guía sobre medicamentos y lactancia de la AEP, el pediatra José María Paricio. Esta web busca hoy en día busca financiación para poder seguir funcionando. Las indicaciones de E-lactancia las realizan pediatras y farmacéuticas de APILAM a través de distintos análisis y estudios que realizan.


QUÉ MEDICAMENTOS SÍ

Por poner un ejemplo sobre medicamentos de uso habitual que sí son compatibles con la lactancia materna, la guía de la AEP destaca el empleo del paracetamol o del ibuprofeno, que asegura que no causan ningún problema en la lactancia. "Si es necesario un antibiótico para la mejoría o curación de alguna enfermedad infecciosa, casi todos los habituales son compatibles con la lactancia aunque es mejor evitar las quinolonas", precisa.

Además, señala que casi todas las hormonas, incluidos los corticoides, la insulina, la tiroxina son compatibles con la lactancia. "Sólo hay que evitar los estrógenos, pues provocan disminución en la producción de leche. Si se han de usar anticonceptivos, los mejores son los mecánicos (preservativo, DIU), las píldoras con protestágenos y el método MELA", añade.

Prácticamente todos los medicamentos antitiroideos, antiepilépticos, antirreumáticos, fármacos para la enfermedad inflamatoria intestinal y varios inmunosupresores, a las dosis habituales, son compatibles con la lactancia. Asimismo, todos los procedimientos odontológicos, incluida la anestesia local, el blanqueo de dientes y la prescripción de antibióticos y antiinflamatorios también son compatibles con la lactancia.

En una entrevista con Infosalus, el pediatra José María Paricio, coautor de la guía presentada de la AEP sobre lactancia y medicamentos y presidente de APILAM, lamenta que se haya magnificado "muchísimo" la lactancia materna y la toma de medicamentos. "En muchos prospectos viene, y sin razón científica, que si se da pecho no se puede el medicamento o pide suspender la lactancia, como si se pudiera suspender de cualquier manera. No hay razones científicas para ello", explica.

Entre otros puntos denuncia que no se corresponde la realidad con los prospectos de los medicamentos. "Se puede mirar en la web si un medicamento es o no peligroso o si hay alternativa al mismo en esos casos, que la hay muchas veces", agrega.

Además, es una página que no es estática. Según destaca, a través de ella se accede a una base de datos que requiere de servidores potentes. Recibe unas 20.000 visitas diarias de todo el mundo. Otra cosa que es cara es el mismo proceso de trabajo que hacemos.