Salud
La barba y el afeitado. BR

Aquí te presentamos los dos tipos de lavado previo que existen: en formato líquido y en pastilla de jabón compacta. La primera es más cómoda y lleva más componentes, con más variedad de posibilidades y con mayor cuidado para los novatos en esta moda. La segunda, por otro lado, es la clásica y que tiende a durar más tiempo, perfecta para las barbas más abundantes y con mayor edad.

 

Cómo hacerlo correctamente

Al igual que ocurre cuando utilizamos un acondicionador -que también hay específicos para barbas- se debe humedecer previamente la zona de la cara, se enjabona el pelo dando un suave masaje y se tiene conciencia que todo está bien impregnado del producto. Luego, se deja unos minutos para que haga efecto y se adhiera bien al pelo de la barba, para después enjuagar con abundante agua a temperatura adecuada: ni muy alta ni muy baja, para que no irrite tu piel de la cara ni se estropee mucho el vello, según bekiabelleza.

Para lavar la barba hay que tener en cuenta el tipo de cutis que tienes para evitar que la piel se irrite luego

Si tienes las puntas abiertas, puedes cortarlas o acudir a un experto para que lo haga. Aunque tienes otra opción: buscar un champú que sea específico para este caso, pero siempre atendiendo a las necesidades de nuestro cutis, ya que si son componentes muy fuertes pueden ser dañinos para la piel. También se recomienda utilizar productos para después del lavado, para que tenga un cuidado mejor y que no se reseque el cutis más de lo necesarios, como los aceites o bálsamos hidratantes. También hay cera para barbas, específicas y que ayudan a dar forma las distintas partes de esta.