Salud
Correr por lo menos dos veces por semana alarga la esperanza de vida en 6,2 años en hombres y 5,2 años en mujeres. NATHAN RUPERT (Con licencia CC BY-NC-ND 2.0).

La artrosis es una enfermedad que afecta las articulaciones y es debida al desgaste del cartílago que cubre los huesos que la forman. El desgaste causa inflamación y dificultad de movimiento.

En la última década en España la incidencia de este trastorno ha crecido de un 70%, con más de un 15% de la población que sufre sus síntomas.

En 2017 en la Jornada Artrosis en el siglo XXI se ha destacado la importancia de la prevención para enfrentar la alta incidencia de casos de artrosis que afectan solo a las personas mayores.

La artrosis afecta también a personas jóvenes, deportistas y mujeres el período de la menopausia.

Conocer qué es la artrosis y aprender a cuidarse en el día a día no puede curar la enfermedad, pero sí retardar la aparición de los síntomas, según colvitae.

Evita el sedentarismo y... ¡muévete!

La obesidad y el sedentarismo son hábitos poco saludables que a la larga pueden afectar a nuestras articulaciones. Practicar deportes de bajo impacto articular, como la natación, el esquí de fondo, el remo, o la bicicleta, contribuirán a que las articulaciones y la musculatura funcionen correctamente, especialmente si se practican a largo plazo. Aunque al principio pueda resultar muy tedioso si no estás acostumbrada, empieza con sesiones de 10 minutos y aumenta el tiempo progresivamente, tu cuerpo te lo agradecerá.

Dormir bien como hábito imprescindible

Dormir en una posición correcta y sin interrupciones ayuda positivamente a nuestro cuerpo, tanto a nivel físico como mental, con lo que es un pilar fundamental para nuestra salud y bienestar. Es muy importante tener en cuenta el colchón, y de hecho merece la pena dedicar una importante inversión en él cuando hablamos de elementos del hogar. Hay que fijarse en que se adapte a tu cuerpo, lo que implicará mayor comodidad y te ayudará a conciliar y mantener un sueño de mayor calidad.

Somos lo que comemos

En nuestra dieta debemos incluir además alimentos ricos en proteínas, como los huevos, el pescado, la carne, o las legumbres, que nos permitirán crear o bien regenerar nuevos tejidos en las articulaciones. Y si por otro lado queremos evitar su envejecimiento, tenemos que consumir alimentos ricos en vitamina A (zanahoria, huevo, espinacas o rúcula) vitamina C (pimiento rojo, col, fresas, kiwi, naranja) y vitamina D (cualquier variedad de pescado azul, como salmón, sardinas, boquerones, o atún), así como en calcio y magnesio (lácteos o frutos secos), según enfemenino.