Salud
Embarazo YT

Para comenzar a trabajar el abdomen después del parto, la Asociación Española de Matronas propone un sencillo ejercicio en el que la mujer podrá iniciar su entrenamiento mientras juega con su hijo. Además de fortalecer la zona abdominal, el pequeño disfrutará de un agradable momento íntimo con su madre.

La ejecución es sencilla. Hay que tumbarse en el suelo, boca arriba, y si es posible, sobre una superficie firme pero a la vez cómoda. En esta postura, se flexionan las piernas sobre el pecho, con los pies en alto, y se coloca al bebé encima de las piernas, a la vez que se le sujeta con las manos. Se trata entonces de iniciar un movimiento de balanceo lento, acercando y alejando de forma intermitente las piernas al abdomen, de modo que se contraiga el suelo pélvico y los abdominales a la vez, según consumer.

La técnica Tupler es una alternativa a la gimnasia abdominal tradicional especialmente diseñada para corregir la separación muscular (diastasis) del abdomen. Esta separación permanente de los músculos rectos abdominales produce un exceso de tripa flácida, que cuelga del abdomen después de dar a luz y que parece mantenerse inamovible con el paso de los meses. Según las investigaciones, este problema afecta a entre un 50% y un 60% de las mujeres en el posparto inmediato, y puede permanecer, hasta en un 27% de las madres recientes, cuatro meses después del nacimiento.

La obra 'Lose your Mummy tummy' (Perseus Book, 2005), de Julie Tupler, creadora de esta técnica, explica sencillos ejercicios diseñados para reeducar los músculos abdominales de una forma rápida y segura. Tupler recomienda comenzar con la técnica a partir de las 24 horas del parto. El método básico consiste en combinar las respiraciones profundas con distintos movimientos elevadores y de contracción de los músculos transversales del abdomen.

La gimnasia abdominal hipopresiva es una técnica ideada por el belga Marcel Caufriez, doctor en Ciencias de la Motricidad y Readaptación y especialista en reeducación uro-ginecológica. Su objetivo originario era lograr el fortalecimiento muscular de la faja abdominal de las mujeres después del parto, sin que los ejercicios afectaran de manera negativa al suelo pélvico.