Salud
Kim Kardashian Instagram

Las Kardashian-Jenner son auténticas prescriptoras de tendencias. Pero la última en cuestión tiene tintes de lo más bizarros. Esta vez, se trata de la imagen que ha compartido Kim Kardashian en Instagram en la que muestra qué hace para lucir un escote perfecto cuando no lleva sujetador. Y no es otro que la cinta adhesiva o de embalaje. Para la socialité, es un truco super fácil pero potencialmente doloroso como el de su hermana Kylie a la hora de lucir unos labios carnosos succionando una botella. ¿Con qué extravagancia beauty nos sorprenderá la mujer de Kanye West la próxima vez?

Ni sujetadores ni geles efecto push up... Bueno, bonito y barato es el nuevo truco de Kim Kardashian para lucir pecho y escote. Y no es otro que se trata de lo que viene siendo cinta adhesiva en todas sus versiones. Así consigue la socialité norteamericana evitar que se transparenten sus pezones y evitar llevar sujetador para presumir de pecho en todo su esplendor con sus vestidos que marcan sus curvas y que dan la vuelta al mundo. "Los sujeto con cinta adhesiva para hacer el efecto de levantarlos y aunque me lleva un poco de trabajo, merece la pena". Y como truco, Kim Kardashian asegura en su cuenta que ha probado de todo, "desde la cinta adhesiva, a cinta de embalaje pero su favorita es la cinta gaffer, que es la que pega mejor", según telva.

Evitar hábitos perjudiciales

Es fundamental mantener siempre una buena postura: espalda recta y cabeza alta y ligeramente echada hacia atrás (los hombros hacia delante favorecen el descolgamiento del pecho).
No conviene dormir boca abajo, es mejor hacerlo de lado.
Hay que evitar los largos baños de agua caliente, los masajes bruscos, los deportes violentos o que impliquen saltos como equitación, baloncesto o aeróbic, y las dietas rápidas.
Conviene evitar el sol, que deteriora las fibras elásticas y deshidrata la piel (hay que usar como mínimo un factor 20 de protección). No prescindir del sujetador, aunque el pecho sea pequeño. Este debe tener tirantes anchos y ser de la talla adecuada, según serpadres.